Tu casa es tu refugio. El lugar en el que puedes sentirte seguro. Sin embargo, hay aspectos que se pueden mejorar para lograr que la nuestra sea una casa sana de verdad, sobre todo si tú o uno de los tuyos sufre algún tipo de alergia.

casa sana Norsu Interiors
Fuente: Norsu Interiors

En el mundo industrializado del siglo XXI la alergia es un mal común. Una de esas enfermedades que aumentan a velocidad vertiginosa. De hecho, hoy en torno al 25% de la población es o ha sido alérgica y se calcula que en el año 2020 la cifra superará el 40%.

Pues bien, si tú o algún miembro de tu familia es alérgico, te conviene aprender ciertas cosas para lograr que tu casa sea un entorno más saludable. Aquí tienes algunas medidas que te ayudarán a disminuir el riesgo de alergias.

Claves para tener una casa sana

casa sana nino maisons
Fuente: Maisons du Monde

Vivimos tiempos de cambio, de evolución constante, y eso se nota también en la forma de decorar nuestras casas. El mercado nos ofrece novedosos materiales que, además de poner una nota decorativa diferente, nos hacen la vida más fácil. Sin embargo, no sabemos hasta qué punto algunos de ellos pueden tener efectos nocivos para la salud. Son los nuevos químicos, plásticos, pinturas con efectos, aislantes, etc.

Sin embargo, a pesar de todo, tú sí puedes hacer algo para que tu casa sea un lugar más sano. Hoy te contamos qué precauciones puedes tomar para mantener las alergias a raya.

¡Fuera ácaros del polvo!

casa sana juegos ikea
Fuente: Ikea

Las alergias respiratorias son una de las más comunes y que afectan a un mayor número de personas. Si es tu caso, tendrás que controlar los ácaros del polvo en casa, esas microscópicas criaturas que pueden convertirse en una pesadilla para alérgicos y asmáticos. Con estas medidas, tienen sus días contados.

Para empezar, ve adoptando una postura inteligente que te acompañe el resto de tu vida: no acumules objetos. Podría tratarse de toda una filosofía, puesto que el hecho de guardar cosas que nunca usamos (y de hecho, no necesitamos) no sirve para nada. Tan solo para acumular cantidades increíbles de polvo, donde los ácaros se multiplican sin control. Mejor deshazte de lo innecesario y optimiza el espacio.

casa sana silla nina
Fuente: In Spaces

Una vez hecho esto debes mantener tu casa limpia y ventilada. ¡Abre las ventanas sin miedo! Es la primera medida para disfrutar de un aire sano. Después, planifica las tareas domésticas para que no se conviertan en una obsesión. Tendrás que hacerte con un buen aspirador que lleve filtros HEPA, que pueden aspirar partículas pequeñísimas, muchas más que un filtro normal.

También puedes poner un purificador de aire, que limpie el ambiente de alérgenos y otras partículas como polvo y ácaros. Y acostúmbrate a lavar regularmente la funda del colchón, las mantas, las almohadas, etc., y a hacerlo a más de 50º, ya que a temperaturas más bajas no se consigue eliminar los ácaros.

¿Qué sustancias es mejor evitar en casa?

casa sana mariposas maisons
Fuente: Maisons du Monde

Hay muchos materiales y sustancias de los últimos tiempos que es mejor no tener en casa. Algunas son más perjudiciales que otras y suelen estar presentes también en los materiales de construcción con que están hechas nuestras casas, por lo que es difícil prescindir de ellos. Pero si consigues reducir su uso, habrás logrado que tu casa sea un lugar más sano.

Una de estas sustancias son los ambientadores de hogar. Si antes se hacían con productos naturales, hoy se utiliza la química para fabricarlos (para producir más a menor coste). El resultado son más compuestos químicos para tu casa. Pues bien, di no a estos productos y apuesta por elementos naturales para acabar con los malos olores (como el bicarbonato o el zumo de limón). Los aceites esenciales también pueden ser una opción. Y elige siempre que puedas productos y limpiadores sin perfume.

Mejora la calidad del agua corriente

casa sana nina ikea
Fuente: Ikea

Que el agua que sale por los grifos de tu casa es segura para la salud, está fuera de toda duda. Pero sí que contiene sustancias como cloro, plaguicidas, plomo, etc. que no te hacen ningún bien. Te contamos algunos trucos para mejorar su calidad.

Puedes empezar por poner en los grifos filtros de carbón activo. Es el mismo sistema que utilizan las famosas jarras que purifican el agua (como Brita), que usa el poder filtrante del carbón para eliminar el cloro y el resto de sustancias poco recomendables. Eso sí, para que sean efectivos hay que cambiar el filtro cada cierto tiempo, según recomiende el fabricante.

Otra medida interesante son los descalcificadores, unos filtros que se colocan en la entrada general de agua y que sirven para eliminar la cal del agua. Son muy recomendables en zonas con aguas duras ya que, además de mejorar el sabor y la calidad del agua, previenen el deterioro de electrodomésticos como la lavadora y el lavavajillas.

¡Ojo con las radiaciones!

casa sana salon ikea
Fuente: Ikea

Móviles, wi-fi, aparatos inalámbricos… Estamos rodeados de radiaciones y ondas electromagnéticas que pueden llegar a afectar a nuestra salud. Y aunque es difícil escapar de ellas (tampoco se trata de aislarse del mundo y vivir como en el siglo XIX), sí hay ciertas cosas que puedes hacer y que te protegerán… aunque sea un poco.

Por ejemplo, evita en lo que puedas las señales inalámbricas. Apaga el router por las noches y no duermas con el móvil o el teléfono inalámbrico encendidos sobre la mesilla. Tampoco debes tener aparatos enchufados y en stand by en el dormitorio, pues pueden afectar al sueño y al descanso. ¡Desconéctalos del todo!

Espero que todas estas recomendaciones te ayuden a hacer de tu casa el refugio sano y seguro que necesitas.