Unas cajas de madera de esas que se usan para exponer la fruta en las fruterías más selectas. Un poco de pintura de colores y unos cuantos tornillos. Eso es todo lo que necesitarás para llevar a la práctica este colorido proyecto DIY: hacer una estantería modular para decorar cualquier rincón de tu casa.

estantería modularLos muebles auxiliares cumplen su función a las mil maravillas. Aportan rincones para guardar, rellenan espacios vacíos y, cuando son tan bonitos como la estantería modular que vamos a enseñarte hoy, además decoran y ponen la nota de color.

Este tipo de proyectos para hacer tú mismo tienen muchas ventajas. Para empezar son muebles que se adaptan a lo que tú necesitas. Al espacio que quieres amueblar. Así, esta estantería modular construida con cajas de fruta puede ser todo lo grande (o lo pequeña) que tú necesites.

Así puedes construir la estantería con seis cajas como esta de la foto que nos va a servir de ejemplo, o con cuatro, con ocho o con las que quieras. Eso sí, cuanto más grande, más te tienes que asegurar de que las cajas quedan bien sujetas, para evitar accidentes.

Una estantería modular muy versátil

Una de las coas que me gustan de esta estantería compuesta por varias cajas ensambladas es que resulta muy práctica en cualquier habitación de la casa. Te servirá para la cocina, para el estudio o para el cuarto de los niños. Solo tienes que decidir qué colores emplear para personalizarla a tu gusto, en función de su ubicación dentro de tu casa.

A mí me parece que los colores que se han elegido para el trabajo no pueden ser más bonitos. La combinación es alegre y divertida y, además de chispa, tiene elegancia. Es fantástica, ¿verdad?

También te puede interesar:  Corchos con vida

Los materiales más sencillos

Seguimos enumerando las muchas ventajas del trabajo DIY que te explicamos hoy. Una de ellas es la poca inversión en materiales que tendrás que realizar para hacerte con una estantería modular semejante.

Para empezar, lo ideal es que las cajas de madera que utilices para hacer este mueble auxiliar sean recuperadas. Es decir, que sean de verdad de las de transportar la fruta. Eso sería genial, porque además de desarrollar una idea realmente decorativa estarías reciclando materiales.

Sin embargo, y dado el hecho de que la fruta actualmente se transporta en cajas de plástico, puede ser que no encuentres las apropiadas. ¡No te preocupes! ¡Todo tiene solución!

Y si no, fíjate en estas cajas tan geniales que hemos visto en Ikea. Son el modelo KNAGGLIG, y reproducen al detalle la apariencia de las viejas cajas de fruta. No son recicladas, pero te servirán. Y, además. Su precio es de solo 9,99 €. ¿Se puede pedir más?

Además de las cajas de madera sin tratar, necesitarás pintura en aerosol de diferentes colores (en nuestro ejemplo se ha utilizado rojo, blanco, rosa y amarillo, unos colores realmente espectaculares). También te hará falta un barniz mate en spray, tornillos para madera y un taladro atornillador. ¿Ya lo tienes todo? Pues manos a la obra.

El trabajo, en cuatro sencillos pasos

Lo primero que tienes que hacer es pintar las cajas con la pintura en aerosol. Si son viejas y vas a reciclarlas, tendrás que lijarlas previamente a conciencia, hasta que la superficie esté suave al tacto.

Antes de pintar las cajas, protege muy bien la zona y a ti mismo. Usa guantes y mascarilla y protégete la ropa y el pelo. Aplica una primera capa de pintura y deja secar. Ve trabajando poco a poco, con pasadas cortas y rápidas y sin dejar que se acumule la pintura ni se formen goterones.

También te puede interesar:  Un vinilo medidor DIY muy decorativo para hacer con tu hijo

Después da una segunda capa y espera unas cuatro horas antes de continuar con el trabajo. Aplica una capa de barniz incoloro mate en spray para proteger la pintura.
Pintar las cajas es la parte más laboriosa del proyecto, aunque como ya te habrás dado cuenta, no es una tarea compleja.

Planifica el diseño

Ahora que ya tienes pintadas y listas todas las cajas de madera que vas a usar para componer tu estantería modular, haz un diseño sobre un papel de cómo quieres que sea. Este paso te será de mucha ayuda para saber cómo ha de quedar el mueble: más alto o más bajo, más ancho o estrecho, etc.

Una vez ya tengas claro el diseño de la estantería modular, comienza por componer la hilera inferior de cajas, sobre las que después se apoyarán el resto de filas. Atornilla las tres cajas juntas, dos abajo en horizontal y una sobre ellas.

Asegúrate de poner suficientes tornillos para madera de forma que el conjunto quede bien sujeto. Después coloca la segunda fila y después la tercera. Ve ensamblando las cajas, bien en posición horizontal o vertical, según tu diseño.

Una vez hayas sujetado todas las cajas con los tornillos para madera, ya tienes lista tu estantería modular. Colócala en el lugar adecuado y, si es muy alta, sujétala a la pared para evita accidentes. Sobre todo si tienes en casa algún pequeño diablillo que pudiese intentar escalar por ella. ¡Tu estantería modular DIY hecha con cajas de fruta es toda una obra de arte!

Fotos: Brit+Co.