Puede que no te lo parezca al principio, pero disponer de una zona de office en tu cocina te facilitará mucho el día a día. Allí podrás desayunar o comer con los tuyos de una forma sencilla y cotidiana. Te contamos algunos trucos para que puedas disponer de un office en tu cocina por muy pequeña que esta sea.

La mayoría de nosotros andamos a carreras por las mañanas. Los niños, el reloj que apremia… No es que tengamos mucho tiempo para tomar el desayuno tranquilamente, sentados en la mesa de comedor y leyendo el periódico, ¿verdad? Esta es la razón (o una de las razones) por la que es tan práctico disponer de una zona de office en tu cocina. Porque te permite tomar el desayuno de forma rápida y efectiva.

office en tu cocina ikea
Fuente: Ikea

Puede ser una mesa con sillas, un espacio en la encimera o una escueta barra con taburetes. La cosa es que puedas disponer un lugar en el que desayunar o comer tranquilo pero rápido. De esta manera te costará menos poner y quitar la mesa y recogerlo todo después. Así será mucho más sencillo.

Un office en tu cocina, aunque esta sea pequeña

office en tu cocina eastvillage kitchen
Fuente: East Village Kitchen

Y si tan prácticos y funcionales son los offices, ¿cuál es el problema? ¿por qué estar dudando de si poner o no poner uno? Pues precisamente por el hecho de que las cocinas de las casas normales (como la tuya y la mía) no suelen ser lo que se dice muy espaciosas. Más bien son pequeñas y no parece que en ellas quepa una mesa y cuatro sillas. Pues bien, la falta de metros cuadrados no es excusa para no tener un office. Te cuento.

Cuando pensamos en este tipo de espacios nos vienen a la cabeza imágenes de amplias cocinas como las que vemos en los anuncios de la tele, en las que no es que quepa una mesita, sino que cabe un comedor entero con aparador y alacena incluidos. Bien, si tú no eres uno de los afortunados que posee una cocina como esas, no tienes por qué preocuparte. Tú también puedes tener tu office.

De hecho existen numerosas soluciones para crear espacios en los que se pueda comer, también en las cocinas pequeñas. Sigue leyendo y verás.

Ideas para compartir espacios

office en tu cocina london
Fuente: London Chartered Accountants

Cuando la cocina es muy pequeña es una buena idea tratar de abrir el espacio al comedor o al salón. Para ello puede que haya que tirar algún tabique. Sin embargo, este tipo de soluciones, aunque requieren obras y más trabajo, consiguen resultados realmente buenos.

office en tu cocina eastvillage isla
Fuente: East Village Kitchen

Para separar ambientes, en este caso la cocina y el salón, se puede utilizar una barra americana que actuaría como zona de office. Unos prácticos taburetes altos completarían el ambiente, y ya tendrías un espacio muy útil para desayunar, comer o cenar de forma despreocupada.

Office en la encimera

office en tu cocina ikea isla
Fuente: Ikea

Esta solución me parece práctica, puesto que no desperdicia ni un centímetro cuadrado, y también decorativa. Se trata de alargar un poco la encimera, si el espacio lo permite, para poder disponer en ella una zona para comer.

La clave está en utilizar el mismo material de la encimera, ya sea de laminado, granito o cuarzo compacto. Esto contribuye a crear un conjunto armónico que queda genial Esa parte de la encimera que hace las veces de mesa (o de barra) puede sostenerse sobre patas metálicas.

Otra ventaja de esta solución es que, mientras no estés comiendo, tendrás una superficie de trabajo extra que te vendrá de perlas cuando cocines.

Una barra abatible en la pared

office en tu cocina apartament therapy
Fuente: Apartment Therapy

Esta es una gran idea para que las cocinas más pequeñas y, sobre todo, las más estrechas puedan contar también con una zona de office. Cuando llegue la hora del desayuno, la comida o la cena, solo tendrás que desplegar la barra (con 40 cm de ancho tienes de sobra) y sentarte a comer. Una vez hayas terminado, no tienes más que recogerlo todo y volver a abatir la barra. Quedará plegada junto a la pared y no ocupará nada ni te molestará mientras esté recogida.

office en tu cocina the kitchn
Fuente: The Kitchn

Cuando el espacio escasea también son recomendables alternativas especiales, como una tabla oculta en un armario que, una vez extraída de su escondite, se convierte en una pequeña mesa funcional.

Otras opciones son disponer de una mesa adosada a una pared que quede libre. Para esta opción tienes que tener en cuenta el espacio disponible que queda detrás de las sillas (necesitarás unos 60 cm para poder moverte de forma desahogada).

Y si tienes suficiente espacio, puedes contar con una mesa exenta. En este caso, elígela redonda (y a ser posible con una sola pata central) ya que son las mejores para aprovechar el espacio al máximo (pueden acoger a un mayor número de personas sentadas a su alrededor).

¿Qué te parecen estas soluciones? ¿Con cuál de ellas te quedarías?