Cuando por fin la decoración de nuestra casa es perfecta y es una gozada contemplarla, lo que menos nos apetece es ver elementos antiestéticos. Rompen todo el encanto y el estilo. Así que vale la pena camuflarlos. Hablo de ocultar objetos que carecen de gracia sin los que no podemos vivir. Te proponemos unas cuantas ideas que además de prácticas resultan simpáticas.

ocultar objetos
Fuente: Winkelhomes

Seguro que la lista de ocultar objetos domésticos es interminable. En cada habitación de casa es fácil descubrir un elemento o aparato que nos chirría visualmente. Desde el cuadro de la luz a los trastos de la limpieza. O el comedero de nuestra mascota y, cómo no, el aparato de aire acondicionado. Es cuestión de dar con soluciones graciosas, que vayan con el resto de la decoración. Y si las podemos hacer nosotros, aún más valiosas.

Ocultar objetos: operación camuflaje

Fuente: lakáskultúra

Hay muchas maneras de ocultar objetos en nuestros espacios interiores. Y la mayoría de las veces con materiales, revestimientos y auxiliares que forman parte de la decoración. Por ejemplo, nada más entrar en el recibidor, miramos el cuadro gris de la caja de la luz y nos horrorizamos. Es uno de esos elementos carentes de gracia que nos encantaría camuflarlo por completo. Cuanto más disimulado mejor.

Si sus paredes están empapeladas con papeles pintados de diseño, tal vez tengamos algún sobrante que podamos rescatar para cubrirlo. O emplear una pieza usada en otra habitación. Más original aún, porque combinaremos dos estampados, o mezclaremos colores que sintonicen. La clave es lograr que de repente desaparezca esta caja forrando la tapa. Ocultar objetos de este tipo es así de fácil.

También te puede interesar:  6 papeles pintados sorprendentes que imitan otros materiales

También puede ser la excusa que necesitábamos para renovar alguna superficie o rincón deslucido. Como el hecho de empapelar de arriba abajo la pared del recibidor con un wallpaper tropical, o con siluetas de animales. Y su tapa igual. Para que el efecto camuflaje sea total no deberá sobresalir del tabique. Habrá que esmerarse para que quede a ras de pared.

La zona de limpieza, con mucho más encanto

Fuente: Leroy Merlin

Cuando se trata de ocultar objetos nada atractivos nuestro ingenio se agudiza. La terraza de la cocina es otro de esos espacios donde más elementos de este tipo podemos encontrar por metro cuadrado. Desde la caldera a todo un ejército de aparatos de limpieza de diferente altura y volumen.

Como el objetivo fundamental es esconderlos, o que se vuelvan más decorativos,  podemos jugar con varias ideas. Tal vez la más funcional sea hacer un mueble de almacenaje a la medida planificando bien sus huecos interiores. Nos permitirá optimizar el espacio disponible para guardar el robot o el aspirador, la tabla de la plancha, etc. Pero también será la que mayor inversión económica nos exigirá.

Fuente: Powersupply.biz

Una opción más divertida será diseñar una estantería para ocultar objetos tan poco atractivos. Podemos partir de una estructura con tableros de madera y hacer que crezca en vertical o en horizontal, según el espacio que tengamos. Sin olvidarnos de cubrir el frente con una cortina de algodón o bien otro tejido lavable. Como si fuera una cortinilla, sujeta de lado a lado mediante un gusanillo. Dará un toque rural a la terraza.

Escondites fantásticos dentro de la cocina

Fuente: arredamentilorenzelli

Dentro de la cocina, seguro que nos apetece perder de vista, ocultar objetos, aparatos tecnológicos y recipientes. Nosotros o nuestras mascotas. Porque también ellos tienen mucho que decir en la decoración doméstica. Uno de los utensilios más habituales que andan por ella cuando hay un gato o un perro en casa es su cuenco para comer o beber. No está nada mal poder esconderlo. Si cuentas con cajones extraíbles en los armarios, será tan fácil como habilitar alguno para integrarlo en él. O si tienes hueco en el zócalo, crear un falso cajón.

También te puede interesar:  Inconvenientes de decorar una cocina color negro

Algunos espacios de los armarios son perfectos para crear pequeños escondites muy útiles para nuestra misión. Toda la colección de bandejas que usamos para las cenas y meriendas informales podemos guardarlas en un algún hueco muerto. Si adaptamos en él un clasificador nos permitirá colocarlas en vertical.

Fuente: vubafiba.org

Cuando pensamos en ocultar objetos de la cocina, también tienen cabida los electrodomésticos que más ocupan. Desde nuestra lavadora, al lavavajillas y puede que hasta una secadora. Salvo que hayamos decidido panelarlos, la realidad es que visualmente pueden estropear el estilo decorativo del conjunto. Y es una pena. Si tenemos espacio suficiente y somos unos manitas, podemos diseñar un mueble, tipo isla de cocina, pero hueca para adaptarlos en su interior alineados. El broche final  sería cerrarla con unas puertas o unas cortinillas. Misión cumplida.

Soluciones que mimetizan

Fuente: caandesign

En cualquier estancia de casa hay muchas formas de ocultar objetos que roban demasiado protagonismo. Por ejemplo, buscamos soluciones para integrar el televisor en el el salón, cada vez con diseños más grandes. Pero tal vez nos atrae la idea de esconder la tele cuando no veamos la serie de turno a la que estamos enganchados. Dependerá de dónde esté colocada. Si va integrada en un mural, un sencillo panel de madera puede ser suficiente. Y si está fijada en la pared por sus grandes dimensiones, lo más divertido  será idear un sistema enrollable que nos permita subirlo y bajarlo. Cuanto más sintonice en colores y texturas a la decoración del salón, más mimetizado quedará.

Fuente: Kit-Kurly

En los espacios exteriores de casa también apetece ocultar objetos y demás armatostes que restan atractivo a la terraza, o a los pequeños balcones. Estoy pensando en los splits de aire acondicionado, tan extendidos en las viviendas y tan necesarios cuando llega el verano. Es muy habitual que la unidad exterior se encuentre en estos escenarios, pues deben estar al aire libre por normativa y para que su funcionamiento sea el idóneo. Por tanto, hay que buscar propuestas que respeten su evacuación y ventilación. Mis favoritos son los muebles hechos con cajas de madera o frentes de malla metálica. Los paneles curvados y por supuesto, los palets pintados a tu aire. Añadirán el valor añadido de lo hecho a mano.

También te puede interesar:  Los estampados florales más bonitos de este verano 2015

¿Qué me dices, te animas con alguna de mis sugerencias?