La campiña inglesa, los colores que la retratan, su espíritu. En todo ello se inspira ese estilo decorativo puramente campestre que vuelve a colarse en las casas como una opción diez para crear ambientes bucólicos y chics. Este invierno llega con nuevas sugerencias, a cual más atractiva. Hablo de dar un aire New Cottage a tu casa. Si te tienta la propuesta, te invito a leer este post.

un aire New Cottage a tu casa
Fuente: Maisons du Monde

Confieso que soy una enamorada del estilo campestre en todas sus versiones. Y del Cottage Chic infinitamente más. De su capacidad de crear ambientes que derrochan encanto porque lo rústico se luce con elegancia, introduciendo elementos antiguos, detalles refinados… El resultado son estancias realmente acogedoras y creadas con muy buen gusto.

Ahora este estilo ha dado un paso más y propone una paleta cromática que mira a los paisajes de la Irlanda rural, tan auténtica y evocadora. Es el New Cottage. Una versión actualizada donde los textiles y los accesorios también tienen mucho que decir. Lo cierto es que con todas estas ideas dar un aire New Cottage a tu casa es un plan muy sugerente.

Un aire New Cottage a tu casa con los colores del campo irlandés

Fuente: Maisons du Monde

Lo primero de todo es tener claro cuáles son los colores que inspiran a esta nueva versión Cottage que vuelve a recrear como nadie un estilo de vida en el campo y su estética con una importante dosis de elegancia. Rojos intensos, granas, verdes y marrones oscuros son las tonalidades por excelencia que tiñen sus ambientes. Cualquier espacio de la casa puede vestirse con ellos. No hay límites. Tan solo un especial cuidado para realizar combinaciones bien compensadas cromáticamente hablando.

También te puede interesar:  Saca partido a tu pequeña cocina
Fuente: Zara Home

Y sin perder de vista la gama de colores que siempre se ha asociado a esta corriente decorativa. En concreto todas las tonalidades que visualizamos en la naturaleza: blancos, cremas, arenas y tierras. Una bellísima combinación que abre la puerta a muchas posibilidades. ¿Estás de acuerdo? Así que adelante con ellos.

Podemos empezar pensando en el salón, introduciendo complementos textiles que abrazan estos colores made in Irlanda. Desde mantas a cojines y alfombras de piel de animal. También las paredes de las habitaciones pueden jugar un papel relevante para crear ambientes que se identifican con esta tendencia. Por ejemplo, destacándolas con zócalos de pintura, o revistiéndolas con cálidos materiales. ¡Hay tantas formas de dar un aire New Cottage a tu casa!

Materiales para crear elegantes atmósferas campestres

Fuente: Fifi

Pensar en este estilo decorativo implica casi sin quererlo estancias donde la madera y el hierro forjado acaparan el protagonismo. Es normal, puesto que estamos hablando de una decoración que mira constantemente al campo y sus paisajes. Pero la clave es marcar la diferencia con respecto a otras corrientes. Una manera de conseguirlo es dar más intensidad a estos materiales. Por ejemplo, que la madera cubra las paredes con zócalos y murales. Sin duda un guiño muy Cotagge. O que juguemos a mezclar muebles de madera en distintos colores y acabados.

En esta corriente lo rústico se presenta de una manera delicada, introduciendo detalles que añaden refinamiento. Si te estás preguntado a qué me refiero, algunas ideas en este sentido que pueden funcionar muy bien son exhibir vajillas o piezas de porcelana en vitrinas y aparadores. O cestos y cajas de mimbre como los de toda la vida para vestir cualquier rincón de casa con un look de lo más bucólico y hogareño.

También te puede interesar:  Cocinas que inspiran: Colores en Berlín

Ambientes rústicos con alma vintage

Fuente: Daily Dream Decor

Otra de las grandes reglas de esta tendencia decorativa es su apuesta incondicional por el universo vintage. Es decir desde grandes muebles recuperados, a piezas auxiliares y objetos decorativos expuestos en estanterías o luciendo en las paredes. Eso por un lado, pero también se puede jugar con otros recursos y detalles que proporcionan esa elegancia tan singular de la que hablaba antes. Concretamente el encanto del efecto desgastado de unas sillas o una gran mesa de hierro oxidado. De unas maderas envejecidas o la presencia de accesorios de fibras vegetales. Todos son aliados indiscutibles para dar un aire New Cottage a tu casa.

Ahora bien, lo vintage también puede encontrarse en el espacio en sí. Hablo de esos elementos arquitectónicos que nos parecen tan bellos y son un valor añadido para las estancias. Vigas en el techo, rincones abuhardillados, tarimas antiguas, molduras clásicas, etc. Ellos también son de gran ayuda para dar un aire New Cottage a tu casa.

Textiles elegantes y poéticos

Fuente: Maisons du Monde

Al comienzo de este post ya lo avanzaba. Los complementos textiles tienen mucho que decir cuando se trata de crear ambientes con alma Cottage. Porque añaden grandes dosis de confort y sabor hogareño. Y porque son imprescindibles cuando hablamos de recrear atmósferas campestres. Linos, algodones e incluso terciopelos, un must de este invierno. Recuerda que lo esencial es decantarse por diseños y estampados bastante trabajados. Y por colores intensos y sumamente seductores si quieres introducir la dosis justa para dar un aire New Cottage a tu casa. Ya sabes, las tonalidades de los paisajes irlandeses. La versión más elegante y chic para nuestra decoración. Una colcha para el dormitorio con estas coordenadas quedará espectacular.

También te puede interesar:  Sky Planter: Las plantas que crecen boca abajo

Piezas de otra época: el broche final

Fuente: Maisons du Monde

Y para ir despidiendo este post, una última recomendación. Nada de renunciar a piezas y elementos antiguos, tal vez con un estilo clásico muy acentuado. Al contrario, enriquecerán con creces esta corriente decorativa que se lleva de maravilla con el pasado. Un reloj de pared, un espejo o una antigüedad adquirida en un mercadillo. Las piezas de otra época tienen cabida en esta corriente decorativa. Es cuestión de envolverlos en atmósferas rústicas pero sofisticadas. Recuerdas, ¿verdad?. Ahora te toca a ti.

Compartir