Ahora que el frío está empezando a hacer su aparición necesitarás un buen sistema de calefacción para caldear tu casa. Como una estufa de pellets, que te proporcionará un calor limpio y ecológico y, además, a muy buen precio.

estufa de pellets
Fuente: MCZ

No hay nada como llegar a casa en un frío día de invierno y entrar a un ambiente cálido y confortable. Para ello necesitarás un sistema de calefacción eficiente. Debe ser capaz de calentar toda la casa, y que no te suponga un gasto mensual demasiado alto.

Las estufas de pellets son una de las opciones más recomendables por muchos motivos. No solo suponen un calor rápido y muy eficaz, sino que además son adecuadas para el medio ambiente y resultan bastante económicas. Te contamos todo lo que hay que saber para que puedas elegir la estufa de pellets que necesitas.

Cómo funciona una estufa de pellets

Fuente: Leroy Merlin

Se trata de estufas de aire que funcionan con un combustible de biomasa, es decir, procedente de la naturaleza. Es el pellet, un material totalmente renovable que se fabrica a partir de residuos vegetales como serrín y virutas de madera prensadas.

Una de las ventajas de utilizar este tipo de combustible es su alto poder calorífico y de combustión, y el hecho de que apenas genera residuos. Pero eso no es todo. Por si fuera poco el pellet presenta muy baja emisión de CO2. Por eso es uno de los sistemas de calefacción más ecológicos que existen.

Las estufas de pellets transforman este combustible en aire caliente que sale por una rejilla y que se extiende por toda la estancia en la que se encuentra la estufa. Cuentan con un ventilador que sirve para regular la intensidad del calor que emite la estufa. También con un termostato para mantener la temperatura bajo control.

También te puede interesar:  Cómo elegir la chimenea perfecta para la casa. ¡No te lo pierdas!

Una opción eficiente y decorativa

Fuente: MCZ

Y si a nivel práctico resultan muy recomendables, también lo son desde un punto de vista estético. Resultan modernas y están disponibles en diferentes diseños y colores para adaptarlas fácilmente al estilo de la decoración. Además, ofrecen una visión del fuego a través de un cristal, lo que aumenta su encanto.

Fuente: MCZ

Elegir una estufa de pellets es una estupenda idea si quieres calentar una estancia diáfana (entre 25 y 100 metros cuadrados). Y también para usar como complemento a otros sistemas de calefacción.

Es una alternativa estupenda para segundas residencias, ya que proporciona un calor muy rápido y es muy fácil de poner en marcha. Aunque también es posible programar su encendido.

Elige la que más te convenga

Fuente: Euronics

Existen diferentes tipos de estufas de pellets, aunque las más habituales son las de aire. Resultan muy eficientes y ecológicas. Además, son bastante económicas y no tienen un mantenimiento nada complejo. Eso las convierte en una opción más que recomendable para combatir el frío en casa.

Fuente: Grupo Biosan

Otro tipo de estufas de pellets son las canalizables. Estas, además de calentar la habitación en la que están instaladas, pueden caldear las habitaciones contiguas. Parte del aire caliente que genera la estufa es impulsado por un ventilador y canalizado por unos conductos. Llega hasta las otras habitaciones (puede tener un recorrido de has 8 metros aproximadamente) y sale por unas rejillas.

Una alternativa para el agua caliente

Fuente: MCZ

Además de proporcionar un calor eficiente, limpio y barato, tener una estufa de pellets puede tener otra aplicación. Si cuentas con una termoestufa de pellets podrás calentar también el agua caliente de una red de radiadores o de una instalación de suelo radiante.

También te puede interesar:  Consejos muy prácticos para ahorrar en tu consumo doméstico

Los modelos más potentes (de 22 kW) te servirán también para calentar el agua caliente sanitaria. Para ello han de llevar acoplado un kit específico. En cualquier caso, las termoestufas de pellets puede ser la alternativa ideal a las calderas de gas, con el consiguiente ahorro que ello supone.

Fáciles de usar y de mantener

Uno de los alicientes de calentar la casa con una estufa de pellets está en lo fáciles que son de manejar. Para ponerlas en marcha, basta con pulsar un botón y el proceso de encendido se iniciará.

También es interesante el hecho de que no requieren apenas mantenimiento. Para que la estufa de pellets trabaje de la forma más adecuada a pleno rendimiento, bastará con que aspires a diario la zona del cenicero para eliminar los pocos residuos que genera.

La cámara de combustión ha de limpiarse una vez a la semana, y es conveniente hacer una limpieza en profundidad de la estufa una o dos veces al año. También será necesario revisar los parámetros de la estufa de forma anual, aunque tendrás que consultar con el vendedor porque esto último depende de cada modelo.

En definitiva, las estufas de pellets son prácticas, eficientes, económicas y seguras. Cuentan son mecanismos y sondas que detectan un posible mal funcionamiento de la estufa o una mala evacuación de los humos.

Como ves, elegir una estufa de pellets puede ser una buenísima idea a la hora de combatir el frío del invierno. Tenlo en cuenta si estás pensando en renovar la calefacción de tu casa.