La llegada de un bebé a nuestras vidas es fascinante, y su ternura nos cambia las vidas por completo. Los últimos meses de embarazo, suelen dedicarse a los últimos preparativos para la ansiada llegada de un nuevo miembro de la familia, como es el espacio en el que va a crecer. El dormitorio libre de nuestro hogar le estaba esperando, y por ello toca darle una reforma y adaptarlo a nuestro/a peque.

Muchas veces se recurre a decorar un dormitorio de bebé sin saber si es niño o niña, o incluso si se sabe, se decora con colores “neutros”, que estéticamente quedarán bien para ambos, como son el amarillo, blanco, beige, verde, naranja.

No obstante la mayoría de veces nos guiamos por los colores característicos, rosa si es para niña, y azul si es para niño. El dormitorio femenino de bebé que os vamos a mostrar a continuación tiene una decoración chic con toques de color rosa, y aunque éste no es el color que predomina, si es el que más destaca, junto con el blanco y el negro.

En la decoración de éste dormitorio se ha recurrido a unas acertadas líneas simples, modernas y vanguardistas,  mantienen un ambiente acogedor y agradable.

 

 

Fuente: handmakerofthings.com
Fuente: handmakerofthings.com

 

La cuna tiene un diseño muy simple, pero atractivo, y una de sus ventajas es que se puede adaptar a cama cuando el bebé crezca. Encima de ella, colgados en la pared se han dispuesto unos originales cuadros de tiernos perritos, con un fondo que combina estéticamente con la pared.

Las paredes están decoradas de forma que se disponen en un juego cromático, al igual que el resto de la habitación, en la que se integran elementos de colores llamativos y joviales y le da un toque chic. Una de las paredes está pintada de pintura blanca, en la que se han colocado vinilos de color dorados disponiendo formas geométricas redondas, como podemos observar en la imagen. Las demás paredes contrastan por su color de un tono estridente, que aporta fuerza y energía al ambiente.

 

Fuente: handmakerofthings.com
Fuente: handmakerofthings.com

Un hecho destacado es que se tiene un gusto importante en los detalles en esta decoración, y se tienen cuidados al mínimo. Podemos ver un juego de texturas y estampados muy original, hecho que diferencia a la habitación y le da un toque divertido, vibrante y único.

Este dormitorio es chic, elegante y muy femenino. Además transmite una energía y unas vibraciones ideales para un bebé.

Fuente: handmakerofthings.com
Fuente: handmakerofthings.com

¿Os gusta esta decoración tan original para vuestra pequeña?