Si tienes la suerte de tener un gato en casa, seguro que es uno de tus mejores amigos. Hoy te traemos una idea DIY que te va a encantar: una caja de madera en la que poner su contenedor de arena. Un proyecto sencillo de carpintería especialmente pensado para tu mascota favorita.

caja de maderaEsta caja de madera tan original te gustará por lo decorativa que es. También por lo fácil que te resultará construirla. Pero, sobre todo, te encantará porque es una forma genial de demostrarle a tu gato lo mucho que le quieres. Y es que tu pequeña mascota se ha ganado a pulso un lugar de honor en tu familia y en tu casa, y también sus propios muebles, ¿no crees?

Ahora puedes dejárselo muy claro regalándole esta pequeña caja de madera construida por ti en la que poner su arenero. El proyecto no puede ser más fácil y te permitirá poner en práctica tus habilidades y nociones de carpintería.

Cómo construir una caja de madera para tu gato

Si tienes un gato como mascota no hará falta que te diga lo limpios que pueden llegar a ser estos animales. Basta con que les instales una caja con arena en un lugar donde ellos puedan acceder y no tendrás que preocuparte más que de cambiársela cada cierto tiempo. Sin embargo, no estará de más hacerse con un mueble en el que colocar dicha caja, de forma que pase desapercibida.

Hoy te vamos a explicar cómo puedes construir tú mismo una caja de madera de la medida adecuada, para esconder el arenero de tu gato. A él le encantará y tú no tendrás que ver todo el rato la consabida caja. Tendrás un simpático mueble en su lugar.

También te puede interesar:  Tu Manitas, una web que te ayuda a ahorrar en tus obras de casa

Para hacerte con esta práctica caja solo necesitarás unas planchas de madera contrachapada de la medida adecuada, y algunos otros materiales básicos. A saber: la caja de arena de tu gato, lija para madera, clavos finos, cuatro patas, dos bisagras de la medida adecuada, pegamento para madera, cinta adhesiva. También necesitarás unas herramientas básicas que seguro que tienes en tu taller de carpintero: metro, martillo, sierra de calar, destornillador, taladro, etc.

Elige el tipo de madera contrachapada que más te guste, en función de la resistencia y el color. Este último aspecto es importante si no vas a pintar el mueble. En caso de que quieras pintarlo de una forma o color determinado, la madera que utilices no importará demasiado.

Comienza por decidir el tamaño

Puedes partir del tamaño del arenero de tu gato, de forma que no tengas que cambiarlo. Para eso tendrás que tomar medidas y así sabrás cómo tienes que cortar las tablas de contrachapado, de forma que el arenero encaje perfectamente en la caja de madera que vas a construir. Deja un margen para que no encaje muy justo y puedas meterlo y sacarlo de forma cómoda.

A la hora de decidir la altura de la caja de madera, ten en cuenta que ha de ser lo bastante alta para que el gato pueda estar en ella cómodamente.

¡Sierras en acción!

Una vez tengas bien claro el tamaño que necesitas para la caja de madera llega el momento de cortar cada una de las piezas que la van a componer. Puede que estés empezando a explorar el increíble universo de la carpintería. En ese caso tendrás que encargar en tu centro de bricolaje que te corten las maderas contrachapadas a la medida adecuada.

También te puede interesar:  Renueva tu casa con una decoración low cost

Sin embargo, si ya tienes cierta experiencia seguro que sabes manejar la sierra de calar. En ese caso corta las seis piezas que necesitas con cuidado, siguiendo un esquema previamente dibujado.

Traza el círculo

Para dibujar el círculo que va en la pieza de madera frontal, y que será la puerta de entrada para tu gato, te vendrá de maravilla un plato grande. También te puede servir cualquier otro objeto redondo con la medida adecuada: un bajoplato, una fuente, una tapadera, etc.

A la hora de recortarlo, tendrás que hacer un pequeño orificio con el taladro para poder introducir la hoja de corte de la sierra de calar. Así podrás recortar el agujero.

El siguiente paso será lijar a conciencia los bordes del agujero, y también los del resto de piezas de madera.

El momento de ensamblar

Una vez tengas todas las piezas cortadas y lijadas, llega la hora de montar la caja. Coloca la pieza de la base y pega uno de los laterales con cola para madera.

Pega también el otro lateral formando la esquina. Sujeta todas las piezas con cinta adhesiva para que no se muevan.

A continuación pega la tabla del frente y sujeta la unión con cinta. Espera a que el pegamento se seque.

Conviene que refuerces la unión de todas las piezas que forman la caja de madera. Para ello clava con ayuda del martillo unos cuantos clavos de madera que no sean demasiado gruesos. Después ya puedes retirar la cinta adhesiva.

Colocar las bisagras y las patas

Cuando ya tengas montada la caja tendrás que colocar las bisagras en la tabla superior y después las patas atornillándolas a la base.

También te puede interesar:  Muebles a medida para tu casa

Para poner las patas primero tendrás que atornillar las cuatro pletinas angulares y después colocar las patas en dichas platas.

En este caso se han elegido unas patas oblicuas para darle al mueble un toque nórdico muy especial.

Ya solo tienes que darle la vuelta al mueble y poner dentro la caja de arena de tu gatito. ¡Verás cómo le gusta su nuevo arenero!

Fotos: Hunker.