Si el recibidor es uno de los lugares más importantes de nuestra casa, porque ofrece una primera impresión a todo aquel que nos visita, imagínate la puerta de entrada y todos sus elementos. Por eso, personalizar tu felpudo es una gran idea para poner un toque diferente en ese espacio de nuestra casa. Una manera genial de dar la bienvenida.

personalizar tu felpudo he and I
Fuente: He and I

Si tu felpudo está ya un poco viejo, o si te has cansado de leer el clásico “Bienvenidos” cada vez que llegas a casa, presta atención. Hoy vamos a explicarte lo fácil que puede llegar a ser personalizar tu felpudo. Te contamos algunas ideas DIY para que puedas decorarlo a tu manera y te quede perfecto y muy original. Sigue leyendo y verás.

Para poner en práctica cualquiera de las sugerencias que te ofrecemos hoy no tienes que ser una experta con las manualidades o la pintura. Se trata de trabajos tan sencillos, que están al alcance de cualquier persona. ¡Ya lo verás!

Ideas con pintura para personalizar tu felpudo

Fuente: A Beautiful Mess

Decorar un felpudo con pintura puede resultar de lo más divertido y sencillo de realizar. ¿Qué se te da bien el manejo del pincel? ¡Genial! Haz el dibujo que más te guste a tu manera. ¿Qué no eres muy ducho con la pintura? Pues entonces utiliza la técnica del estarcido para lograr el éxito. No hay diseño que se resista a una buena plantilla…

En cualquier caso, vamos a darte algunas recomendaciones que te ayudarán a personalizar tu felpudo con mucha gracia. ¡Te quedará genial!

La técnica de las reservas

Fuente: When It Rains

He aquí un proyecto DIY realmente sencillo para personalizar tu felpudo. Si quieres conseguir poner una nota divertida y llena de color en la puerta de tu casa, nada como decorar un felpudo soso y aburrido con estas rayas en diagonal.

También te puede interesar:  Estanterías elásticas de Peter Oyler

Para hacerlo bien puedes emplear la técnica de las reservas, que es de lo más sencillo de poner en práctica. Necesitarás, además del felpudo en cuestión (liso, sin dibujos, claro está), cinta de carrocero o plástica (mejor si es ancha), pintura acrílica de los colores que más te gusten y una espátula o una brocha de cerdas duras.

Comienza por decidir de qué color vas a pintar las rayas diagonales. Una idea es combinar dos colores como en las imágenes, donde se ha utilizado el blanco y el rosa coral. En cualquier caso, puedes darle alas a tu creatividad y elegir los colores que más te sugieran, ya sean uno o varios.

Fuente: When It Rains

A continuación enmascara las zonas del felpudo que van sin pintar, tapándolas con la cinta de carrocero. Este trabajo no puede ser más sencillo, como tú mismo comprobarás.

Fuente: When It Rains

Una vez todo bien tapado, tendrás que pintar las rayas en los colores elegidos. Ten en cuenta que la propia textura del felpudo dificulta esta tarea. Tendrás que ir despacio, procurando que la pintura se introduzca entre las fibras. Pinta las rayas a tu gusto, deja secar, y… ¡ya está listo tu felpudo!

Con plantillas y la técnica del estarcido

Fuente: She Knows

Otra idea para personalizar tu felpudo con pintura es escribir un mensaje sobre el mismo. Puede ser un HOLA, o un HELLO en su versión internacional. O tus iniciales. O lo que quieras…

Pero, ¿cómo escribir algo y que nos quede perfecto? Pues muy sencillo: utilizando una plantilla y estarciendo la zona a pintar. Te lo explicamos paso a paso.

Lo primero que tienes que hacer es decidir qué mensaje vas a escribir en el felpudo. Evidentemente, ha de ser algo muy corto y directo. Algo así como HOLA o alguna otra palabra de bienvenida.

También te puede interesar:  Bean Rockers, asientos para el descanso de la espalda
Fuente: She Knows

Una vez lo tengas claro, imprime con el ordenador y la impresora las letras al tamaño adecuado. Si puedes hazlo en una cartulina. Después vacía con un cúter el interior de cada letra para hacerte con la plantilla que necesitarás después.

Fuente: She Knows

Ya solo tienes que sujetar esta plantilla sobre el felpudo en el lugar correspondiente y estarcir la letra en cuestión. Lo mejor para hacerlo es cortar una brocha redonda de cerdas duras y así tendrás un buen pincel de estarcir.

Fuente: She Knows

Una vez hayas retirado la plantilla, puedes hacer los retoques que sean necesarios. Ya hemos hablado de la dificultad de conseguir que la pintura penetre entre las fibras del felpudo. Con un poco de paciencia, lo conseguirás.

Mil diseños para elegir

Fuente: Westwing

Una de las claves a la hora de personalizar tu felpudo es que puedes elegir el diseño que más te apetezca de entre una variedad casi infinita: motivos geométricos, rayas Chevron, triángulos, unos divertidos ojos, lunares y topos, letras y mensajes, etc.

Puedes decorar el felpudo con un sinfín de diseños que, además, son realmente fáciles de realizar. Y lo mismo sucede con los colores. Desde elegantes diseños en blanco y negro, hasta los dibujos más alegres y multicolores. ¡La imaginación al poder!

Compartir