Como aún queda mucho verano por delante, seguro que tu terraza va a seguir siendo un punto de encuentro vital. El espacio por excelencia para que te den las tantas con los amigos, con tu pareja o disfrutando de la soledad buscada. Si tienes la agenda llena de reuniones y veladas en ella, te apetecerá montar rincones luminosos con magia, especiales. De los que no se olvidan. Te los cuento.

rincones luminosos
Fuente: Bigbearhomes

Iluminar la terraza, el patio de nuestra casa en el campo, o un porche es un plan muy sugerente porque nos da libertad para romper moldes. Idear rincones luminosos para generar atmósferas y sensaciones que huelen a verano. Improvisar soluciones de lo más desenfadadas, reservar un hueco al diseño o jugar con elementos que emiten luz. Piensa qué te apetece más según tu reunión social y después elige.

Rincones luminosos seductores y funcionales

Fuente: toftiaxa

Está claro que los rincones luminosos de tu terraza urbana también pueden cumplir un papel funcional. Además de despertar admiración y hacernos sentir relajados o envueltos en una atmósfera muy mágica. Podremos jugar con sus luces para iluminar con un sentido muy práctico nuestra mesa de comedor exterior cuando tenemos en mente una cena. Decorar una pared o vegetación con baños de luz para iluminar una zona un tanto oscura. O disfrutar de un ambiente en plan chill out envidiable para contemplar el firmamento con música de fondo.

Aunque las lámparas de pie, de techo y los apliques de pared siguen siendo nuestros aliados perfectos, lo divertido de crear rincones luminosos es introducir elementos originales y creativos. Como un valor añadido a la iluminación que tengamos planteada en la terraza. Desde muebles luminiscentes modernos, a guirnaldas de luces que siempre ponen una nota jovial y fresca a cualquier espacio. O soluciones solares si continuamos avanzando por la senda de la decoración eco-friendly.

También te puede interesar:  Vivir en el jardín

Reunión improvisada para ver las estrellas

Fuente: Maisons du Monde

El verano es maravilloso para disfrutar de la terraza de otra manera y con otros horarios, con cero prisas cuando estamos de vacaciones. Las reuniones improvisadas nocturnas son las mejores para poner a prueba nuestro ingenio decorativo. Nada como introducir rincones luminosos lúdicos, que transmitan sensación de fiesta. Si vamos buscando una solución más bien informal, las guirnaldas de luces podrán ser perfectas candidatas. Dan muchísimo juego, no solo suspendidas en la terraza, de un extremo a otro. También sorprenden colgadas de elementos, como por ejemplo la sombrilla o parasol de la terraza. Verás cuántos puntos ganará su look al llegar la noche.

Los rincones luminosos pueden llegar donde no alcanzan las lámparas de techo o apliques. Es bastante frecuente que las terrazas tengan el punto de luz demasiado alejado de la zona donde queremos montar nuestra fiesta. No hará falta renunciar a ese espacio si apostamos por guirnaldas de bombilla, muy apropiadas para colgar de cables hasta componer una hilera. Lo ideal es formar varias, para asegurarnos de que la luz baña bien toda la zona. A la hora de sujetarlas servirá la fachada de la terraza y las vallas que la delimiten o cualquier otro punto de apoyo alto.

Otra manera de dar vida a rincones luminosos que no pasarán desapercibidos es hacerlo con carteles de neón. Sobre todo si te tienta la idea de añadir un toque pop a la decoración de la terraza. No lo dudes y úsalos como un reclamo lumínico, el mejor para unos momentos de baile. Cuando finalice el verano, podrás reutilizarlos sin problemas en algún espacio interior. ¿Qué tal en la habitación infantil?

También te puede interesar:  Puertas de garaje Hörman: parece madera pero no lo es

Con la lámpara a cuestas

Fuente: the van

Una de las citas nocturnas más cotizadas en una terraza son las cenas. ¿O no? Y a veces, no disponemos de una adecuada luz dirigida hacia la mesa exterior donde vamos a organizarla. Apostar por rincones luminosos muy versátiles, capaces de adaptarse a estas situaciones inusuales es otra de sus posibilidades. Existen apliques orientables y regulables en longitud pensados para moverlos a la vez que desplazamos la mesa.

En versión de pared o de suelo, permiten llevarlos allí donde necesitemos. En una terraza o patio. O si decidimos organizar una velada al aire libre en nuestra casa de campo y los focos que hay en la fachada deslumbran. Además, si somos amantes de las lámparas de diseño estamos de suerte porque estos apliques lo son. Destacan por su fuerza estética, un tanto minimalista. De manera que darán una nota de lo más moderna al conjunto decorativo.

Muebles de día, esculturas de noche

Fuente: new garden

Cuando hablamos de decorar la terraza mediante rincones luminosos todo son sorpresas. Ya os lo decía al principio de este post. Y desde luego los muebles luminiscentes se llevan el primer puesto. Sofás, sillones, balinesas, pufs que irradian luz tenue por la iluminación led que incorporan dentro. Suelen estar fabricados en polietileno, un material especialmente indicado para exteriores por su resistencia, y son muy bajos porque están pensados para crear zonas de descanso a ras de suelo.

Fuente: Leroy Merlin

Sus formas redondeadas los hace especialmente cómodos y amables. Pero su encanto es otro. Durante el día forman parte del mobiliario sin más y durante la noche se transforman en piezas multicolores. Parecen esculturas blancas, verdes, violetas, etc. De manera que son infalibles para crear todo tipo de rincones luminosos. Como sucede también con los objetos decorativos que se camuflan entre la decoración y al salir la luna cobran otra dimensión porque emiten luz. Desde cubos y esferas para trazar senderos en el jardín o en una escalera, etc. A simpáticos cactus con bombillas que demostrarán que estás a la última en tendencias decorativas.

También te puede interesar:  Convertir cinturones en ganchos

Opciones portátiles y solares

Fuente: marset

Otro valor seguro para disfrutar de rincones luminosos al atardecer son las luminarias solares. Las puedes recargar durante el día y por la noche se encenderán solas cuando ya no haya luz natural. Una alternativa decorativa sostenible y comodísima para olvidarse de cables en la terraza. Tampoco es difícil dar con el estilo que más te encaje porque existen infinidad de versiones: farolillos multicolores que imitan a los de papel, apliques de pared y hasta guirnaldas.

Imposible olvidarse de las luces portátiles cuando queremos contar con nuestros rincones luminosos especiales. Son muy útiles para seguir charlando con los amigos y movernos de sitio en la terraza si nos apetece porque dan una luz cálida. O para usar en ese balcón pequeño que al anochecer te ofrece unas vistas de las que detienen el tiempo.

¿Qué opinas de estas propuestas?