Iluminar las paredes de interior de casa es otra manera de ambientar los espacios. De añadir puntos al conjunto de la decoración. Una cuantas soluciones de iluminación modernas son la clave para conseguir efectos originales, superficies y volúmenes realzados y mucho más. No te preocupes si no caes en cuáles son. En este post te cuento algunas propuestas con resultados que te van a sorprender.

iluminar las paredes de interior
Fuente: Flinders

La luz es un elemento esencial en la decoración doméstica y en la arquitectura de interiores. Seguro que lo sabes y precisamente por ello te has esmerado en proporcionar a tus ambientes la iluminación que necesitan según la vida que haces en ellos. Especialmente los puntos donde focalizarla, la cantidad, su intensidad y el color. Pues bien, aunque no lo creas todavía puedes sacar mucho más partido a la luz. Usarla como un recurso decorativo con una fuerza visual increíble. Hablo de iluminar las paredes de interior de una manera singular. Nuestros aliados pueden ser unas tiras de luces LED, focos de diseño, luces empotradas e incluso muebles con espejos con luz integrada.

Iluminar las paredes de interior: efectos con mucha personalidad

Fuente: Kym Rodger

Sin duda, cuando decidimos apostar por iluminar las paredes de interior inmediatamente las convertimos en centro de atención. Pasan a jugar un papel de peso en el conjunto decorativo porque nos descubren detalles y matices que son bonitos por sí solos, como por ejemplo la textura de un revestimiento, objetos colgados y elementos arquitectónicos en los que no habíamos reparado.

Si observamos detenidamente nuestros espacios domésticos, encontraremos un buen número de paredes y tabiques susceptibles de experimentar semejante transformación. Tal vez unos muros de ladrillo, de piedra o madera, o simplemente pintados. Si están completamente a la vista, nada como colocar varios puntos de luces LED empotrados en el techo para realzarlos visualmente. Proyectarán sobre ellos una lámina de luz tenue de lo más atractiva, repleta de contrastes. Puede que nos apetezca darle un aire más íntimo. Para ello juguemos con la luz elegida, fría o cálida, y misión cumplida. Este tipo de efectos lumínicos se acentúan cuando las paredes de ladrillo o piedra están rematadas por vanos. Son el marco perfecto para acotar la luz, enmarcándola de una manera más teatral. En realidad iluminar las paredes de interior permite explorar soluciones originales.

También te puede interesar:  Lámparas con botellas de leche

Apliques de diseño: un guiño de luz sutil y elegante

Fuente: iLamparas

La sencillez puede ser la clave para descubrir de repente el potencial estético de un muro. En este caso una solución lumínica muy acertada es apostar por los apliques de pared que emiten un luz discreta pero eficaz, como pequeños puntos luminosos. Dispuestos en hilera, o agrupados de dos en dos, se convierten en el toque exacto para iluminar esa zona concreta que interesa destacar. Si además su cabeza es orientable, podremos dirigir la luz como deseemos. A la hora de elegir estilos, lo correcto es decantarse por piezas que vayan con nuestros gustos. O bien elegir lámparas singulares, con algo especial. Yo me quedo con los diseños muy modernos y un tanto minimal. or ejemplo, los modelos de formas geométricas de acero y los apliques esféricos blancos. Quedan de cine para remarcar una zona de interés, puede que decorada con muebles de estilo vintage, o con una obra de arte..

Muros que proyectan destellos luminosos

Fuente: Ideasgn

A veces la idea más brillante para iluminar paredes de interior está en ellas mismas. Si cuentan con vanos, ojos de buey o cualquier otro tipo de aperturas, estos huecos pueden ser muy prácticos para alojar en ellos bombillas o pequeñas instalaciones de luz que no se verán. Sin embargo iluminarán su interior y parte de la pared con destellos luminosos salpicados por toda la superficie. El resultado, una iluminación cien por cien decorativa. A partir de ahora, sin duda ese muro no pasará desapercibido. ¿Y que me dices de los muebles para el salón con iluminación integrada, normalmente a base de luces LED? Su presencia es suficiente para iluminar la superficie donde se apoyanañadiendo modernidad.

También te puede interesar:  Ideas para iluminar tu terraza este verano

Baños de luz perimetral: el toque súper moderno

Fuente: Estiluz

¿Has oído hablar de la luz perimetral? Es una de mis soluciones favoritas cuando pienso en iluminar las paredes de interior de una forma realmente moderna y sugerente. En este caso los techos de las habitaciones pueden ser los aliados imprescindibles. En ellos es posible instalar fuentes de luz encargadas de crear una iluminación indirecta que harán posible contemplar las paredes de otro modo. Realzar su forma y volumen, su revestimiento o simplemente el acabado decorativo. Los perfiles y regletas de luces LED son ideales para lograr esta iluminación. Colocados en todo el perímetro del techo, o tan solo en un lado, ocultos en un falso techo, etc. Hay muchas maneras de ocultarlos, emitiendo baños de luz que moldean y remarcan las superficies. También muchos muebles de la casa se pueden beneficiar de esta luz perimetral con solo colocar tiras de luces LED en su parte inferior: armarios de cocina, estanterías, etc. ¿El resultado? Iluminarán la zona de la pared más cercana de una forma arquitectónica muy chula.

Rincones que cautivan

Fuente: Messagenote

Dotar de personalidad una pared complicada de iluminar es un reto en toda regla. Pero como no hay nada imposible en decoración, también en estos casos podemos descubrir ideas fantásticas donde no falta la creatividad. Por ejemplo, un muro de piedra junto a una escalera. Tan sencillo como instalar unos puntos de luz empotrados en la zona del techo más próxima, o una hilera de focos orientables para crear luces y sombras. La transformación será completa y comenzaremos a apreciar toda su belleza, texturas y relieves que enriquecerán el conjunto. No me dirás que no resulta gratificante iluminar las paredes de interior con estas propuestas. ¿Ya tienes tu solución favorita?