Es lo último en arte floral. Una técnica japonesa con más de cinco siglos de antigüedad que consiste en cultivar plantas sin maceta, en una bola recubierta de musgo vivo. Te contamos lo que es un kokedama y cómo puedes hacerlos tú mismo para poner en tu casa una nota verde y natural.

kokedama
Fuente: Gulley Green House

Cuando uno descubre un kokedama por primera vez, no puede dejar de sorprenderse. Lo que parece una planta corriente que tuviera por raíces una bola de musgo, es precisamente eso, una planta que crece sin maceta en un curioso contenedor.

Esta técnica de arte floral originaria de Japón es mucho más que una forma de cultivar una planta. Además de añadir a la decoración de cualquier espacio un toque original y diferente, se atribuyen a los kokedamas grandes beneficios para la salud. Se dice que reducen el estrés, que purifican el ambiente, que lo humedecen consiguiendo así una atmósfera perfecta para nuestra piel…

kokedama
Fuente: Pistils Nursery

En cualquier caso, y aunque no tuviera todos esos beneficios que se le presuponen, un kokedama es una manera perfecta de aportar a la casa el toque natural que tanto nos gusta.

Tanto si eres un gran amante de las plantas, como si no tienes mano para ellas aunque te gustan, cultivar un kokedama es una gran idea, en especial desde el punto de vista decorativo.

El original contenedor de un kokedama

kokedama
Fuente: Roger’s Garden

Es su característica esencial, aquella que lo define y lo hace especial: un kokedama no se cultiva en maceta, sino que el contenedor es una curiosa bola recubierta de musgo. Pero, ¿qué tipo de materiales componen dicha bola?

También te puede interesar:  Cómo pintar un mural

Además de turba y arena de río, las bolas de los kokedamas contienen un elemento muy especial. Se trata de akadama, una arcilla japonesa totalmente natural que hace que la bola sea capaz de retener la humedad y los nutrientes.

¿Con qué tipo de plantas puedo hacer un kokedama?

Fuente: World Market

Aunque lo ideal es elegir plantas que tengan necesidades similares a las del musgo en cuestión de luz y humedad, se pueden hacer kokedamas prácticamente con todo tipo de plantas: puedes elegir plantas con flores, arbustos, pequeños arbolitos, especies silvestres, cactus, hierbas aromáticas, etc.

Una especie que me parece que queda espectacular cultivada en forma de kokedama es la orquídea. A la belleza misteriosa de esta planta y su flor, hay que añadir el toque original de la bola de musgo, siendo el resultado verdaderamente especial.

Fuente: Rojomenta

Como no tienen maceta, las plantas se colocan colgadas o sobre sencillas bandejas u otro tipo de soporte. Conviene elegir un buen emplazamiento dentro de la casa, donde el kokedama reciba la suficiente luz (aunque no requiere sol directo).

Si se siguen con fidelidad estas directrices básicas, cualquiera es capaz de cultivar plantas por muy mala mano que haya tenido hasta el momento. De hecho, los expertos en jardinería están de acuerdo en resaltar la facilidad con la que se cuidan los kokedamas.

Riego por inmersión

Fuente: The Market Bunch Flowers

Una de las ventajas de cultivar una planta mediante la técnica del kokedama es que podrás olvidarte de tener que regarla a diario. No tendrás que estar pendiente, ya que esté tipo de plantas se riegan por inmersión cada cierto tiempo.

También te puede interesar:  Reciclando viejos teclados

El procedimiento es el siguiente: hay que sumergir la bola en un recipiente con agua, de forma que quede cubierta unos dos dedos. Se ha de mantener dentro hasta que dejen de aparecer burbujas, lo que indicará que está completamente empapada.
Después se deja escurrir y se vuelve a colocar en su sitio.

La frecuencia del riego por inmersión depende de las características de la planta y del espacio en el que se encuentre el kokedama, pero hay que ir vigilando el peso de la bola y proceder a regar cuando nos demos cuenta de que la bola pesa poco. Además, es buena idea pulverizar el musgo entre riego y riego para que no se seque.

¿Cómo se hace?

Fuente: Rojomenta

La técnica no es difícil, aunque para aprender es interesante asistir a alguna clase de formación dirigida por un experto. Los establecimientos de arte floral suelen organizar talleres monográficos de dos o tres horas en los que se puede aprender a hacer un kokedama.

El proceso parte de la propia planta. Se elimina de la raíz parte de la tierra y se hace el sustrato mezclando la turba, la arena de río y el ingrediente principal, la akadama. Se hace la bola con esta mezcla poniendo las raíces de la planta en el interior. Después se recubre con musgo vivo y se sujeta con hilo o cordel fino.

Fuente: Pistils Nursery

Una cosa importante es comprar únicamente musgo protegido, y nunca cogerlo de la naturaleza, para respetar el ecosistema.

Como has podido comprobar, la técnica del kokedama es realmente sencilla, tanto de hacer como de cultivar después, y resulta muy decorativa. Una forma genial de refrescar cualquier rincón, ahora que estamos en primavera.