En el diseño de interiores y en los espacios domésticos. Los tableros contrachapados siempre han estado ahí como un recurso a nuestro alcance para revestir todo tipo de superficies. Son compañeros fieles en el mundo de la decoración y la arquitectura. Pero qué sabemos de ellos realmente. Veamos cuáles son sus secretos mejor guardados.

tableros contrachapados
Fuente: Dezeen.com

Pensar en tableros contrachapados es visualizar todas esas superficies en casa donde pueden ser los protagonistas. Para revestir los suelos, algunas paredes, o un techo curvado. Y cómo no, sobre soluciones de mobiliario a medida. Estamos ante uno de los materiales más versátiles y además asequibles. Cuanto más sepamos sobre ellos, más juego podrán darnos para renovar nuestros espacios.

Tableros contrachapados para interiores modernos

Fuente: archdaily

Los tableros contrachapados también han sabido adaptarse a los nuevos tiempos de la decoración y el interiorismo. Ir al compás de las tendencias y modas para no quedarse atrás en la lista de los materiales más empleados. Y lo han conseguido. No resulta nada difícil encontrarlos en proyectos decorativos para materializar soluciones innovadoras. En el terreno doméstico, son una manera de renovar las estancias de forma asequible a nivel presupuesto. Un dato que todos estudiamos al milímetro ante cualquier cambio o reforma mini que afrontar en casa.

Como cualquier material constructivo y para la decoración, los tableros contrachapados reúnen una serie de características que los da identidad. Puede que no sepamos muy bien de qué están hechos. En realidad están compuestos por varias capas de madera fina pegadas entre sí mediante un sistema de presión y calor. Su resistencia, una de sus grandes cualidades, está estrechamente relacionada con el modo de colocar las capas. Y ahora viene la clave de todo: cada una va puesta sobre la anterior en sentido transversal para que las fibras se entrecrucen. Un curioso sistema y de lo más efectivo. Gracias a él podemos escoger tableros contrachapados de mayor o menor calidad.

También te puede interesar:  ¿Pensando en realizar una reforma integral en tu hogar? Descubre Reformadisimo

Una larga lista de ventajas que anotar

Fuente: woon inspiratie

Los tableros contrachapados figuran entre los favoritos a la hora de recubrir superficies domésticas porque son el ejemplo vivo de la versatilidad. Y ya sabemos el valor que tiene este concepto en la decoración de cualquier vivienda, estudio o apartamento. Además de ser ligeros, fáciles de instalar y asequibles para el bolsillo podemos pensar en ellos para recubrir bastantes superficies. Pero no todas.

Una vez colocados su imagen final puede ser muy distinta, y ese es uno de sus principales atractivos. El lado expuesto de los tableros contrachapados, el que todos vemos, admite una rica gama de maderas. Además de poder ser blandas o duras el repertorio es muy estimulante: desde cerezo y haya, a roble, arce, fresno y teca. El hecho de poder jugar con este material es un valor seguro para crear ambientes con muchas dosis de calidez. Disfrutar de superficies continuas, limpias visualmente, ideales para revestir tabiques y muros de zonas concretas. Y una de ellas puede ser el vestidor de un dormitorio principal. Si buscamos un efecto minimal y elegante, los más apropiados a utilizar serán los tableros contrachapados libres de nudos. Ofrecen una imagen más depurada que el resto.

En paredes, suelos y más

Fuente: woon inspiratie

La idea de poder utilizar tableros contrachapados en muchos lugares de nuestras estancias es estimulante. Invita a realizar planes decorativos con ellos. Sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un material apto para presupuestos moderados. Y lo mejor de todo es que podemos descubrir gratas sorpresas que desconocíamos. Por ejemplo, que son una fantástica solución para acondicionar esos espacios domésticos ingratos y nada decorativos. Desde el trastero, al garaje si vivimos en una vivienda unifamiliar. O el taller donde realizamos nuestras tareas de bricolaje, equipado con todo lujo de muebles de almacenaje.

También te puede interesar:  Reloj de pared QLOCKTWO, convierte la hora en palabras
Fuente: woon inspiratie

Son perfectos para estos espacios y sin necesidad de recurrir a los tableros contrachapados de mayor calidad. Podemos optar por versiones inferiores sin miedo a equivocarnos y con el factor versatilidad a nuestro favor. Lo más normal será pensar en ellos para crear toda clase de estructuras para guardar y dejar a mano herramientas y materiales diversos. Propuestas con espíritu muy práctico, donde la elevada resistencia está garantizada y el mínimo mantenimiento también.

Soluciones inesperadas que enganchan

Fuente: archdaily

Al hablar de los tableros contrachapados merece la pena detenerse en esas ideas que nunca hubiéramos imaginado. Normalmente asociadas a propuestas con un carácter contemporáneo donde los revestimientos empleados imprimen una gran personalidad a los espacios. Y probablemente no se nos ocurre pensar que en ellas está presente un material así.

Una de estas propuestas son los muebles y contenedores que es posible crear con tableros contrachapados. Diseños a la medida con un lenguaje muy de hoy y una calidez innata gracias a su cara exterior en madera. Pueden ser armarios para cocinas de techo a suelo, con superficies muy continuas. O composiciones modulares con un sentido muy práctico para organizar el espacio.

Fuente: Dezeen.com

Otra veces estas soluciones se lucen en estancias singulares y se traducen en bellas superficies curvilíneas donde el techo y las paredes forman un todo. Está claro por qué los tableros contrachapados siguen estando de plena actualidad.

¿Qué opinas?