¿Quieres darle a tus paredes un aspecto divertido y original? Anímate a decorarlas con la técnica del salpicado. Es una alternativa ideal para las habitaciones infantiles que no solo encantará a los más peques, sino también a todos los invitados.

¿Lo mejor? Además de quedar súper bien, es muy fácil de realizar. Eso sí, para que la técnica del salpicado salga a la perfección deberás tener en cuenta una clave principal: la consistencia de la pintura. No es aconsejable que se encuentre demasiado líquida ni muy espesa, en ambos casos los resultados no serán los que buscamos.

Materiales y herramientas para la técnica del salpicado

  • Pintura de interiores
  • Diferentes cepillos (de dientes, para zapatillas, de uñas…)
  • Brocha con cerdas duras
  • Cartones y cinta de carrocero para proteger las zonas que no queremos manchar
  • Paños para el suelo
  • Gafas para evitar que la pintura se nos meta en los ojos y guantes de látex
  • Navaja pequeña

Paso a paso de la técnica del salpicado

decorar con técnica del salpicado paredes
Fuente: At home in love

Primero, prepara la estancia

En primer lugar se deberá proteger muy bien los elementos de la pared, del suelo y del techo que no deseemos manchar. Hazlo cubriéndolos con papel o una sábana y cinta de carrocero. Ésta última también te ayudará a proteger lugares como los marcos de las ventanas, puertas y los enchufes o interruptores. Para el suelo puedes utilizar una sábana vieja, aunque siempre es más recomendable cubrirlo con cartón (es más resistente y no hay peligro de que ‘cale’ al suelo).

También te puede interesar:  Cómo decorar con candelabros

Quienes vayan a pintar también deberán protegerse. Lo principal es usar gafas para evitar que la pintura nos entre en los ojos y después, guantes de látex porque tocaremos todo el rato las cerdas de los pinceles con las manos.

La pared donde se vaya a aplicar la técnica del salpicado deberá tener una buena base de pintura: puede estar recién pintada o ser un poco más antigua. Si la pintura está desconchada, con grietas o en mal estado, es recomendable lijar la superficie y volver a cubrir con una pintura base. 

Después, ¡manos a la pintura!

decorar con técnica del salpicado paredes
Fuente: Estilo y deco

Es verdad que la técnica del salpicado se puede hacer con otros elementos como una navaja o un trozo de madera, sin embargo, hacerlo con las manos nos parece mucho más divertido y práctico. Primero porque nos pueden ayudar los más pequeños de la casa y segundo, porque tienes mayor control sobre las salpicaduras y no tienes que estar pendiente de los materiales y herramientas. ¡Está todo en tus manos!

Comienza metiendo los pinceles y cepillos que vayas a utilizar en agua y después retira el sobrante de agua pasándolos por una hoja de periódico. Después mójalos en pintura y colócate sobre la zona que quieres aplicar la técnica del salpicado. Sigue un orden para que no queden ‘calvas’. Lo ideal es comenzar desde el suelo hacia arriba.

Coloca los dedos en las cerdas, desplázalos hacia atrás y deja que vayan salpicando poco a poco la pared. Si quieres, puedes hacer varios intentos sobre el suelo o un folio para ver cómo queda el resultado con esa espesura y esa dirección. Según la presión que ejerzas y la dirección y distancia a la que lo hagas, cambiará por completo el resultado.

También te puede interesar:  Decorar paredes con mariposas en relieve

También puedes cargar la brocha de cerdas duras en pintura y golpear su mango contra otro elemento cerca de la pared. Cuanto más te acerques a la pared mayor será el tamaño de las salpicaduras, así que juega con las distancias para obtener un resultado mucho más divertido y original.

Técnica del salpicado ¿sí o no?

¿Qué te ha parecido ésta técnica? ¿La has utilizado antes? ¡Cuéntanos qué tal fueron los resultados! Nosotras lo hemos probado y la verdad que no nos ha quedado nada mal. ¡Nos gustan estas ideas tan fáciles y aptas para todos! ¿Y a ti?

¿Quieres más trucos para decorar las paredes de manera original? Echa un vistazo a estas ideas para decorar el baño en verano o prueba con incorporar un papel pintado al más puro estilo caribeño.