Ganar nuevas zonas en casa donde guardar o hacer vida sienta muy bien. Y siempre hay un rincón o unos cuantos metros dispuestos a ofrecernos esa posibilidad si agudizamos nuestro ingenio decorativo. Puede que pensemos que son espacios imposibles de aprovechar y hemos tirado la toalla con ellos. Pues nada de eso. Están por todas partes y tienen mucho mucho que aportar.

espacios imposibles
Fuente: ikub

Es muy fácil que todos tengamos en casa lugares catalogados como espacios imposibles. Cada vez que los miramos un mismo pensamiento cruza nuestra mente: ¡qué pena tener estos metros desperdiciados! Los que hay justo debajo de la escalera interior, en la parte inferior de las ventanas y en zonas de paso. A partir de ahora podrán tener un papel decorativo relevante. O un uso puramente funcional para el día a día doméstico.

Adiós a los espacios imposibles con ideas low cost

Fuente: homy

Hay muchos proyectos que pueden encajar en estos espacios imposibles de las viviendas sin tener que realizar necesariamente un gasto económico alto. O dicho de otra manera, si además damos con soluciones low cost, mejor que mejor. El objetivo puede ser transformarlos en rincones llenos de vida. Concebirlos como pequeños desahogos o ambientes mini donde realizar una actividad concreta con la decoración y el mobiliario adecuados.

La clave es averiguar qué soluciones son las que van mejor a nuestros espacios imposibles. Muebles modulares para ir creciendo con el paso del tiempo, apilados en torres o bajos. Al mismo tiempo es importante estudiar materiales, diseños y acabados. De todo ello dependerá que sean protagonistas importantes de la decoración o que ocupen un papel más complementario. Una vez transformados estos espacios imposibles estaremos deseando disfrutarlos y no tener que realizar cambios estéticos.

También te puede interesar:  Crear organizadores con latas

Un escondite para estudiar bajo las escaleras

Fuente: homedit interior design & architecture

La lectura y el estudio son dos actividades bastante habituales en casa. Sin embargo, a veces no tenemos disponible nuestro rincón favorito para leer o ponernos a estudiar porque lo compartimos con más miembros de la familia. Algunos de estos espacios imposibles tienen un gran potencial como ambientes auxiliares. Es lo que sucede con los huecos bajo las escaleras a los que no hemos prestado ningún interés. En ellos cabe bastante más de lo que imaginamos, aunque apenas midan 2 metros cuadrados.

Este tipo de lugares son más que suficientes para improvisar una zona de lectura extra. Seguro que no le vendrá nada mal a la casa si hay muchos lectores en ella. La idea es descubrir soluciones muy beneficiosas para el bolsillo. Unas baldas que aprovechen la forma irregular de la pared puede ser el punto de partida para comenzar a dar forma a este nuevo ambiente intelectual. O un tablero abatible fijado al tabique para disfrutar de una mesa de trabajo. Súper práctica si la iluminamos debidamente con un lámpara de sobremesa o un modelo de pie: ambas darán la luz puntual necesaria.

Después, solo quedará pensar en el asiento más favorable para la lectura. Importantísimo. Las butacas anatómicas son las mejores si nos gusta leer sentado, a ser posible acolchadas y con el respaldo algo inclinado. Y si nos encanta sumergirnos en el libro tumbados, nada como la opción chaise longue si hay hueco suficiente. Adiós definitivamente a este tipo de espacios imposibles.

Comedor minúsculo en plena zona de paso

Fuente: Ikea

Otras veces, esos espacios imposibles consisten en superficies desnudas que forman parte de un tabique. O de un muro estrecho y sin embargo con una luz natural privilegiada porque están junto a una ventana. Aunque sus dimensiones son minúsculas valen perfectamente para plantear un comedor de quita y pon, moderno y de madera natural. Así que nada de renunciar a nuestro office particular si comemos en casa a diario.

También te puede interesar:  Ambi Pur Air Effects y... ¡Respira Feliz!

Cuanto más sencillo sea el conjunto y menos ocupe, más éxito tendrá la solución. Y desde luego las mesas abatibles de pared se llevan la palma. Cuando no se usan quedan totalmente recogidas y casi ni se notan. Las sillas modernas de madera sin brazos suelen ser las compañeras ideales porque son las que menos espacios necesitan. Además, si se escogen en idéntico acabado parecerán más ligeras visualmente.

A estos espacios imposibles no les falta ni un detalle, incluso de almacenaje. Eso sí, en idéntica proporción. Tal vez en la parte superior de la pared quede sitio para colocar un par de estantes con forma de cubo. Colocados en vertical o en horizontal, son más que suficiente para colocar la vajilla de diario, las tazas del desayuno, etc.

Momentos de relax junto a las ventanas y más

Fuente: inmyroom.ru

Si hay algo en abundancia en las viviendas son las ventanas. Y por tanto, unos cuantos huecos de pared bajo ellas sin utilizar. También pueden considerarse espacios imposibles porque seguramente no hemos reparado en ellos desde un punta de vista decorativo. Sin embargo son pequeñas superficies llenas de posibilidades, donde tienen cabida ideas de bajo presupuesto. Sin descartar diseños más personalizados a medida.

Fuente: salarevopark

Montar nuevos puntos de almacenaje, crear rincones de ocio y esparcimiento para tomarnos un café mientras consultamos el portátil, contemplamos el exterior o dibujamos una acuarela. Un refugio improvisado para desconectar en diferentes momentos del día. Por fin han dejado de ser espacios imposibles y solo con instalar asientos con tableros volados vestidos con almohadones y cojines, modernos bancos de madera que te permiten tumbarte o barras que ocupen lo mínimo.

También te puede interesar:  Idea para decorar con un cucharón

¿Tú también los tienes en casa?