Siempre he oído que en Suecia, así como en otros países nórdicos donde las temperaturas invernales son dramáticas, las casas están cuidadas hasta el mínimo detalle, pero de una forma fácil, sin complicaciones. La gente disfruta de su casa, la vive intensamente. Esto es lo que le ocurre a la familia que reside en esta casa sueca rehabilitada.

casa sueca rehabilitada

Está en Suecia, concretamente en la ciudad de Malmö, y es una de las casas más especiales que he visto en mucho tiempo. Su interiorismo no responde a una decoración nórdica al uso (al menos, no como entendemos aquí esta corriente decorativa), sino que los ambientes de esta casa sueca rehabilitada están dominados por una suerte de eclecticismo especial que dota de gran personalidad a cada uno de sus rincones.

Hoy es el hogar de la diseñadora de interiores y exmodelo Malin Persson, donde vive con su marido y sus tres hijos de 9, 7 y 4 años. Sin embargo, cuando ellos la encontraron hace unos tres años, se trataba de un edificio en ruinas, construido en el año 1908. La familia vivía en Roma una vida ajetreada en la gran ciudad. Decidieron que les hacía falta un buen cambio, así que se hicieron con la casa y la rehabilitaron para convertirla en su hogar.

Una casa sueca rehabilitada y devuelta a la vida

casa sueca rehabilitada

La casa fue construida a principios del siglo XX, concretamente en 1908, y se encontraba en un estado lamentable. De hecho la rehabilitación fue tan completa que duró casi dos años. Dos años de trabajos ininterrumpidos que al final han merecido la pena. Aunque se han cambiado todas las instalaciones, se conservaron la estructura de la casa y los detalles decorativos que la hacen tan especial.

Hoy se ha convertido en un lugar de reunión para la familia y los amigos. Cuenta con un estupendo jardín que se vive intensamente cuando llega el buen tiempo. Allí se celebran comidas y cenas al aire libre muy animadas.

Interiores eclécticos: ¡viva la mezcla!

casa sueca rehabilitada

Una de las bases decorativas que se utilizaron para crear el interiorismo de la casa fue el eclecticismo. Destacan los materiales tradicionales, como los suelos de madera en forma de espiga, las paredes revestidas de ladrillo visto y las molduras de escayola que decoran los techos altos.

Es en la elección del mobiliario donde se ha practicado más el eclecticismo. Las piezas de estilo campero o rústico se combinan con antigüedades clásicas procedentes de la familia de ambos propietarios.

En el salón destaca el gran aparador de madera despintado, de estilo rústico pero con un punto clásico que le va de maravilla al resto de los elementos de la decoración, como a la chaise longe tapizada en terciopelo marrón.

No es esta una casa en la que dominen los colores intensos. La paleta de tonos que se utilizó en la decoración es sobria y neutra, y va poco más allá del blanco, el negro y el gris. Las carpinterías son blancas, tanto las puertas como las ventanas, y los suelos de la planta baja de cemento pulido en gris.

casa sueca rehabilitada

En el piso superior, para aligerar el peso de la madera oscura, se pintaron algunas viguerías de blanco, así como algunos de los suelos de tablas de madera. Esto sirvió para crear contrastes entre tonos claros y oscuros, algo muy común en la decoración de esta casa sueca rehabilitada.

La cocina, un mundo de contrastes

casa sueca rehabilitada

Con las paredes totalmente cubiertas de azulejos blancos que recuerdan a los revestimientos de antaño, la cocina tiene un sabor muy especial. Los suelos de cemento pulido en gris ponen una nota moderna y actual, que contrasta con los muebles clásicos.

Una imponente cocina de hierro fundido, con su gran campana extractora, decora al tiempo que provee de buenos y ricos platos a la familia.

Cuartos de baño, sencillos pero con personalidad

casa sueca rehabilitada

Una de las características especiales de esta casa sueca rehabilitada es, sin duda alguna, la gran luminosidad de la que goza. Los espacios son amplios y diáfanos y están provistos de grandes ventanales por los que entra la luz natural. Esta es una ventaja indiscutible para una casa en Suecia.

casa sueca rehabilitada

En cuanto a la decoración de los cuartos de baño, sorprende ese punto clásico que tienen, en especial el baño del dormitorio principal. La bañera es un modelo exento de línea clásicas y antiguas. Y lo mismo ocurre con el mueble del baño, de madera oscura y aspecto antiguo. Los lavabos de cobre contrastan con los grifos cromados y de diseño muy moderno.

casa sueca rehabilitada

El cuarto de baño de los niños está decorado siguiendo una combinación de colores en blanco y negro. La bañera exenta es de estos dos colores, así como las baldosas hexagonales del pavimento. Sorprende el gran lavabo de acero inoxidable.

Sea como sea, todos los espacios de esta casa especial resultan sorprendentes, singulares. ¿Se parece esta a la idea que tienes de la casa de tus sueños?

Fuente: Milk Decoration.