El mantenimiento diario de la casa puede darnos más de un quebradero de cabeza. No se trata solo de que la casa esté limpia y ordenada. También hay que mantener a punto ciertos elementos más difíciles de tener al día. Hoy te damos algunos consejos para que puedas cuidar las tapicerías de los asientos o la tela de las cortinas. ¡Toma nota!

cuidar las tapicerias Berkley Sofa
Fuente: Sweetpea & Willow

Seguro que más de una vez te lo has preguntado: ¿por qué no me habré comprado yo un sofá desenfundable de arriba abajo, cuyos elementos pudiesen lavarse TODOS en la lavadora? Sí, yo también lo he hecho. No hay nada que más me moleste que ver cómo le cae una mancha al sofá. Y es que, al final, es algo inevitable. El uso diario hace que, por más cuidado que tengamos, las tapicerías de los asientos, los cojines, las cortinas y otros elementos textiles se vayan ensuciando y deteriorando. ¡Y no digamos ya si tienes uno o varios niños!

Hoy te damos algunas recomendaciones que te vendrán de perlas para hacer que los sofás, las butacas y el resto de tapicerías y telas de tu casa se mantengan como el primer día.

Rutinas para cuidar las tapicerías

cuidar las tapicerias Kissen Eule Birke
Fuente: Emotion Textiles

La dificultad de hacer que las tapicerías estén limpias y perfectas reside, claro está, en que se trata de elementos que no pueden lavarse como el resto de telas de nuestra casa, o incluso como las prendas de ropa que tenemos en el armario. No solo la mayoría no pueden meterse en la lavadora, sino que a veces tampoco se pueden llevar al tinte.

Es el caso de los sillones, las butacas o algunos de los elementos del sofá. ¿Qué debemos hacer en estos casos? Pues bien, acostúmbrate a hacerle a estos muebles tapizados un mantenimiento semanal. Para empezar, quítales el polvo una vez a la semana con el aspirador a baja potencia equipado con la boquilla adecuada. No es una labor pesada, tan solo te llevará unos minutos y evitarás que la suciedad se acumule.

También tendrás que repasar de vez en cuando las zonas con más roce, porque en ellas también se acumula la suciedad diaria. Frótalas con un paño humedecido en agua y amoniaco y deja secar.

¡Fuera manchas cuanto antes!

cuidar las tapicerias car mobel textiles
Fuente: Car Möbel

Si tienes la mala suerte de que el niño ha tirado el colacao sobre tu flamante sofá (o es a ti a quién se le ha caído el café, que siempre le echamos la culpa a los más pequeños…), no te agobies más de la cuenta. Piensa que son cosas que pasan, y que es del todo imposible evitarlas, por más cuidado que uno ponga. ¡Asúmelo!

Mejor, pasa a la acción. Es importante actuar con rapidez y tratar de limpiar la mancha cuanto antes. Para empezar retira los restos con papel absorbente. Es el momento de tratar la mancha antes de que se seque del todo y la suciedad haya penetrado en las fibras del tejido.

Una buena idea es frotar con una solución de agua y amoniaco, que es perfecta para la limpieza de tapicerías. De todas formas, prueba en el reverso del sofá para asegurarte de que no afecta al tejido. Si este producto no funciona y la mancha no desaparece, es el momento de probar con algún quitamanchas comercial (no olvides probar en algún sitio no visible para asegurarte de que no estropearás la tapicería).

¿En el tinte o en casa?

cuidar las tapicerias maisons du monde tapicerias
Fuente: Maisons du Monde

Hay veces que, a la hora de comprar un sofá nuevo o una butaca tapizada, nos empeñamos en elegir un modelo que sea desenfundable y, sobre todo, que pueda lavarse en la lavadora. Nos parece que será un gran ahorro para nosotros el hecho de poder lavar la funda de los almohadones del sofá en casa. Sin embargo, a veces cometemos un error pensando esto. Te explico por qué:

Está muy bien que hayas elegido un sofá desenfundable. Pero no prestes tanta atención a que pueda lavarse en casa. Es mejor asegurarse de que admite limpieza en seco y llevarlo a la tintorería de vez en cuando. Si metes las fundas del sofá en la lavadora, aunque la tela lo admita, lo más probable es que encojan ligeramente o que se deformen, lo que se notará bastante a la hora de volverlas a colocar. Lo mejor para este tipo de elementos que requieren una limpieza puntual, es llevarlos al tinte. Los conservarás más tiempo y en mejores condiciones.

Los coordinados, todos a una

cuidar las tapicerias
Fuente: Bailey Hills

Aquí tienes un consejo que te va a venir bien si tienes en alguna estancia de tu casa, bien sea el salón o los dormitorios, en la que los textiles estén coordinados. Es decir, si en el salón las cortinas tienen el mismo estampado que los cojines, o si en el dormitorio tienes visillos, colcha o edredón, y almohadones de la misma tela.

Pues bien, en este último caso, puede que la colcha necesite lavarse más frecuentemente que las cortinas. Sin embargo, conviene que laves los elementos coordinados todos a la vez, para evitar que unos elementos se desgasten más que otros y eso se note después en los colores o en el brillo y textura de la tela.

¿Y tú? ¿Cómo afrontas la limpieza de las tapicerías? ¿Tienes algún truco infalible?