Las calabazas nos encantan como alimento, que sirven tanto para postres como sopas y demás platos, pero también como decoración. Y cuando llega el otoño, resulta ser el momento ideal para plantearnos una decoración de Halloween con calabazas blancas o de otros colores.

Podemos apostar por decorar con calabazas prácticamente cualquier rincón del hogar como también el exterior. Usualmente se piensa en ellas por la decoración de Halloween, como símbolo de una fiesta mundialmente celebrada por chicos y grandes, son una barata y fácil alternativa decorativa, y pueden ser también un detalle de otoño, como hemos dicho.

1Calabazas blancas y cajas de frutas

En esta bonita sugerencia para decoración de Halloween con calabazas blancas, no hay que complicarse mucho, solo necesitas, lógicamente, las calabazas, y algunos detalles adicionales que encontrarás en el jardín y que conformarás en una esquina cercana a la entrada del hogar o donde pienses que se dejará ver y admirar con mayor facilidad por quienes te visiten. Sea o no por Halloween, el otoño es una buena ocasión para aprovechar detalles naturales que engalanan el jardín o el porche.

2Calabazas blancas en forma de búho

Con un par de calabazas, cabeza y cuerpo, y algunos complementos, puedes dar vida a un divertido búho que en encantará a grandes y pequeños. ¡Échale imaginación y crea tus propios personajes!

3Calabazas blancas y plateadas

Así de elegante puede llegar a quedar una calabaza. Y es que, con este tono plateado con mucho brillo y combinado con el blanco sería ideal para una elegante cena o incluso para decorar una mesa de boda.

4Calabazas blancas con tripas de tela

Así de sencilla y bonita puede ser tu calabaza este otoño. Tan solo la tendrás que pintar completamente de blanco y usar unas tiras de cartulina o tela (en tela se llaman tripas y puedes encontrarlas en cualquier mercería) para pegarlas por encima y dar este efecto.

5Calabazas blancas que dan miedo

Si quieres que tus calabazas den miedo, sin que sean las típicas, puedes optar por pintarlas de blanco, como si de fantasmas se tratasen, y luego dejarlos los ojos y boca de susto. Ponles velas en su interior y verás que elegantes y divertidas quedan.

En todos estos casos, partimos de la brillante idea de pintar las calabazas de blanco, algo que dará un toque distinguido a nuestra decoración, acorde a los colores neutros que tanto se llevan en la actualidad.

¿Te gusta otoño? Esos días de largas tardes y viento gélido en que puedes pasear y deslumbrarte con el paisaje, siempre resulta una adorable inspiración para ponernos creativas en la casa. Y como siempre insistimos, aprovecha esta idea y hazla tuya, engalanando tu hogar y dándole tu propio toque, bien para tu decoración de Halloween o bien como decoración otoñal.