¿Quieres saber cómo conseguir cestos para la ropa sucia especiales y muy decorativos? Hoy te damos algunas ideas geniales para que te hagas con un cesto original y perfecto. Sugerencias con las que no querrás esconderlo, sino que lo lucirás con mucho gusto. Toma nota.

cestos para la ropa
Fuente: Shelterness

Un cesto para la ropa es un elemento que no puede faltar en ninguna casa. Es el contenedor en el que vamos almacenando la ropa sucia hasta que llega el momento de hacer la colada. Suelen ser piezas poco agraciadas, que no nos gusta mostrar. Sin embargo no siempre disponemos de espacio para esconderlos.

Si este es tu caso, ya puedes dejar de preocuparte. A continuación vamos a enseñarte algunos cestos para la ropa que son verdaderamente especiales. Ya solo tienes que decidir cuál de todos es el que más te gusta (lo cual puede que no te resulte fácil) y ponerte manos a la obra. Muchos de ellos los puedes hacer tú mismo con muy poco esfuerzo y con materiales de lo más sencillos.

Cestos para la ropa de plástico decorados

Fuente: Kingstoncrafts

Si tienes una caja de plástico del tamaño adecuado, ¡ya tienes cesto para la colada! En cualquier bazar encontrarás el contenedor perfecto en cuando a su tamaño y material. El plástico es resistente y funcional.

Sin embargo, puede ser que no te gusten nada desde el punto de vista estético. Tranquilo. Aquí tienes una idea para decorarlo con el color que prefieras. Solo tienes que pintarlo con pintura en aerosol, aplicando previamente una imprimación para que la pintura se adhiera perfectamente.

Para terminar el trabajo, y darle un toque personal a tu contenedor de ropa puedes pegar unas letras. Hay miles de vinilos decorativos con todo tipo de mensajes. ¡Listo!

También te puede interesar:  El biombo que se transforma en silla de Daniel Milchtein

De mimbre, todo un clásico… personalizado

Fuente: Studio DIY

Los cestos para la ropa de mimbre (o de otras fibras vegetales) están a la orden del día en cualquier casa. Y es que resultan prácticos y no son demasiado espantosos, ¿no crees? Sin embargo, con un poco de pintura e imaginación puedes darle a tu cesto ese toque que lo convertirá en una pieza muy especial.

Fuente: Shelterness

¿Cómo? Tienes varias formas de hacerlo. Por ejemplo, pintando unas rayas chevron en zig-zag de un color que destaque. La tarea es muy sencilla. Solo tienes que usar cinta de carrocero y la técnica de las reservas. Coloca la cinta en la parte que no quieres pintar, elige el color, aplícalo teniendo cuidado de no pasarte con la cantidad de pintura y ya está.

Fuente: Studio DIY

Otra idea que me parece genial es utilizar la técnica del dip painting (o efecto sumergido) para pintar los cestos para la ropa. También resulta de lo más fácil. Solo tienes que tapar la parte superior del cesto y pintar la parte inferior, de forma que parezca que lo has sumergido en pintura hasta la mitad. Después puedes añadir unas letras si te gusta el resultado. Queda de lo más divertido, ¿no crees?

Un consejo a la hora de usar cestos de mimbre: conviene poner en la parte interior una funda de tela, para evitar que las prendas de ropa se enganchen. La mayor parte de los cestos para la ropa comprados ya traen el interior forrado.

Con tu tela favorita

Fuente: Making Nice in the Midwest

¿Necesitas un cesto para la ropa pero apenas tienes espacio donde ponerlo? Aquí tienes una buenísima idea. Puedes coser tú mismo un cesto con tela y colgarlo de una percha.

También te puede interesar:  Griferías doradas: un toque de estilo para tu cocina o baño
Fuente: Shelterness

Para hacerlo no tienes más que coser la tela y añadirle un bastidor de madera, de esos que se usan para bordar. Te quedará un cesto muy práctico y funcional, y que apenas ocupa espacio.

Fuente: Shelterness

O también puedes confeccionarlo tú mismo con una bonita tela estampada, siguiendo un patrón de costura.

Con una caja de cartón y una cuerda

Fuente: One o

De entre todas las ideas DIY para hacer cestos para la ropa, esta es mi favorita. Y es por la sencillez del trabajo y lo decorativo que queda el resultado. Para hacerlo no necesitas más que una caja de cartón del tamaño que tú quieras que tenga tu cesto.
También te harán falta unos cuantos metros de cuerda en un tono natural.

El trabajo es sencillo. Tienes que ir pegando la cuerda, enrollándola en la caja desde abajo hasta el borde superior. Fija bien los extremos con pegamento al empezar y al terminar.

Después puedes darle un toque genial con un poco de pintura con efecto ombré o degradado. En este caso se utilizó el color rosa, pero tú puedes elegir cualquier otro que te guste.

Con base de alambre

Fuente: Shelterness

Si encuentras en una tienda de trastos y cosas de segunda mano un cubo de alambre, puedes convertirlo en un decorativo cesto para la colada. Eso sí, necesitarás forrarlo de tela en el interior. Elige un diseño original y te quedará precioso.

Con cualquiera de estas ideas tendrás cestos para la ropa muy especiales, decorativos y diferentes. ¿Cuál te gusta más?