Con la llegada del buen tiempo más de uno decidimos hacer esa reforma en casa que tenemos planificada desde el invierno. Tan necesaria para mejorar y renovar muchos aspectos de nuestros interiores domésticos. Un cambio a fondo de la mayoría de las habitaciones que suele implicar obras y que ya estamos deseando ver finalizadas. Salir victoriosos de estos proyectos no siempre es fácil por los errores que suelen cometerse. Te cuento los más frecuentes para que los puedas evitar.

Fuente: kazanlegend

Hacer reforma es un plan que ilusiona muchísimo porque da pie a modelar nuestra  casa a la carta sin límites. Tirar tabiques para tener las distribuciones espaciales que nos hacen la vida más fácil. Poner al día los baños y la cocina, cambiar suelos y ventanas, etc. Aunque no nos ilusiona todo lo que suele conllevar, cuando por fin termina estamos encantados con los resultados. Siempre y cuando no hayamos caído en fallos que ensombrecen.

Hacer reforma: empieza la cuenta atrás

Fuente: unibano

Cuando decidimos hacer reforma en nuestras vivienda es como poner el cronómetro a cero. Es el momento de definir y de tener muy claro en qué consistirán los principales cambios para que después no nos pasen factura. Habitación por habitación. El baño suele ser una de las estancias donde nos esmeramos cuando emprendemos proyectos de este tipo. Muchas veces planificamos una nueva distribución para optimizar al máximo sus dimensiones.

La idea es buenísima, pero cuidado con la colocación de los sanitarios. Pueden quedar demasiado juntos y eso impedirá que los usemos cómodamente. Cuando esto ocurre, merece la pena moverlos de nuevo, sobre todo los menos problemáticos. Con el lavabo y el bidé es posible plantearse una nueva ubicación sin problemas. Lo único que puede suceder es que sus tuberías se vean más.

También te puede interesar:  Un pequeño apartamento de 35 metros en Paris

¿Y si optamos por sanitarios mini? Son todo un hallazgo para rentabilizar el espacio de una forma muy inteligente. Existen inodoros y bidés diseñados con 20 cm menos de fondo que los modelos tradicionales. Y también podemos jugar con lavabos que ofrecen unas medidas alternativas muy ventajosas frente a los habituales. Con todos estos datos, ya no hay excusa para que las mejores en los baños pequeños no sean un éxito.

Las nuevas ventanas, sin cerco en las paredes

Fuente: Scrapinsider

Al pensar en hacer reforma, es muy probable que entre en nuestros planes cambiar las ventanas. Ahora o nunca. Y seguro que hemos elegido modelos con idénticas dimensiones para que encajen sin problemas en los huecos. Una vez instaladas quedarán de maravilla, pero tal vez no hemos pensado en la huella que esta sustitución ha dejado en las paredes. Y mucho menos en la posibilidad de que dejen un cerco alrededor. Mucho más visible si hay gotelé en ellas en lugar de pintura lisa.

Es inevitable que la pintura de al lado sufra algún tipo de desperfecto cuando se cambian las ventanas. El motivo son los trabajos que hay que realizar como fase previa. Primero retirar las antiguas, y eso puede que requiera picar los tabiques en la zona del marco. Después, el anclaje y sellado de las carpinterías nuevas supondrá utilizar espuma de poliuretano y pasta para juntas. Estos materiales, una vez secos, pueden dejar una pequeña señal, y en superficies con gotelé se acentúa. ¡Horrror!

La buena noticia es que tiene una fácil solución y que además podemos hacer nosotros mismos. Tan sencillo como lijar suavemente la parte de la pared afectada, aplicar pasta al temple diluida en agua y hacer varias gotas de temple con una escobilla sobre esa zona. Apenas se notará y habremos superado el desastre decorativo.

También te puede interesar:  Reformas que te ayudan a dar valor a tu casa

Baldosas de vinilo en la cocina libres de marcas

Fuente: All Instante

Cuando pensamos en hacer reforma, la cocina es otra de las estancias favoritas donde emprender toda clase de mejoras. Por fin renovar los armarios antiguos por diseños más modernos y funcionales, con una gran capacidad de almacenaje. Quizá sustituir la encimera de siempre y hasta poner una isla de trabajo. El sueño de muchos. También es posible que hayamos decidido poner suelo nuevo y apostar por un revestimiento de vinilo, porque nos han hablado maravillas de este material.

Fuente: Papeles de los 70

Sin duda los suelos de vinilo son una elección óptima para espacios como las cocinas. Su principal ventaja es que así nos olvidamos de picar o levantar el pavimento que tenemos. Y más con los últimos formatos que han llegado al mercado. Me refiero a las losetas y baldosas, muy cómodas de manipular cuando hay que colocarlas. Ahora bien, no quedarán igual de bonitas si antes no nivelamos el suelo de abajo. Y en especial si son baldosas. Con una pasta niveladora podremos evitar que se noten sus juntas, y también disimular cualquier pieza rota por el paso del tiempo. ¿Has visto que fácil?

El armario del dormitorio, sin obstáculos al abrirse

Fuente: Ikea

Seguro que nuestro dormitorio también se ha beneficiado de algún cambio al hacer reforma. El mobiliario más acertado suele ser la asignatura pendiente, dar con los diseños que más se adaptan a sus características espaciales. Más allá de su estilo y valor estético. Quizá hayamos aprovechado para cambiar el armario entero, o decidido poner unas puertas batientes y renovar su distribución interior. Antes de lanzarnos a elegir modelos es muy importante no olvidar una cuestión logística. En concreto el ángulo de apertura que tendrán las puertas nuevas al abrirlas es la clave para triunfar en la elección. Y más si no contamos con un dormitorio de gran tamaño si no todo lo contrario.

También te puede interesar:  Mudanza a la vista, ¿qué hago?

Si ya no tiene solución y las puertas del armario no se abren del todo, probemos a sustituir la mesita de noche por una cajonera con ruedas, para moverla cuando lo necesitemos. O bien fijar unas baldas en la pared para que haya más espacio despejado. Y si entra en nuestros planes renovar el cabecero, pensemos en los modelos que llevan integrados repisas y se acabaron los problemas.

Así que ya sabes, no dejes de hacer reforma en casa y párate a pensar en estos consejos. Verás qué bien funcionan. ¿Te quedas con alguno?