¿Quieres darle un toque divertido a la pared de tu zona de trabajo o estudio? ¿Necesitas una idea para mantener tus cosas en orden? Ahora puedes matar dos pájaros de un tiro con este DIY tan genial que te explicamos hoy. Se trata de pintar un panel perforado con colores alegres. Una idea muy fácil de hacer y tremendamente resultona.

Si eres de los que tienen en casa su lugar de trabajo, o si tienes una zona de estudio, sabrás lo importante que es mantener el orden en este espacio. Lo es en toda la casa, pero especialmente en estas zonas en las que hemos de concentrarnos. Pues bien, hoy te traemos una idea genial para organizar todas tus cosas y decorar al mismo tiempo: pintar un panel perforado con los colores que más te gusten.

Ya te he hablado en otras ocasiones de los paneles perforados, porque me parecen una solución perfecta para ordenar las cosas pequeñas que solemos tener en los escritorios. Y no solo para estos lugares. También se pueden emplear en otras habitaciones de la casa, otorgándoles otros usos diferentes pero igualmente prácticos.

Colocar un panel perforado en la pared está bien. Pero decorar y pintar un panel perforado a tu gusto… ¡es genial! Una idea muy creativa que podrás hacer tú mismo con muy poco esfuerzo. Es fácil y apenas se necesitan materiales. Te lo cuento paso a paso.

Pintar un panel perforado y decorar la pared

El trabajo no puede ser más sencillo. Consiste simplemente en pintar en el panel unas franjas de diferentes colores que combinen entre sí. En este caso se han empleado unas tonalidades intensas y muy alegres, casi ácidas. Sin embargo, tú puedes elegir otros colores que te gusten más.

También te puede interesar:  Cómo tejer un puff a dos agujas, fácil y vistoso

Eso es, precisamente, lo interesante del proyecto. Que lo puedes personalizar a tu gusto eligiendo tonos que le vayan mejor a la decoración de tu espacio, o que te gusten más.

Comienza por reunir los materiales necesarios, lo que te resultará fácil y barato. Solo necesitarás, además del panel perforado que puede ser nuevo o reutilizado, pintura en aerosol de los colores que más te gusten.

Elige pintura acrílica, que es mucho más fácil de limpiar. También necesitarás cinta de enmascarar, tacos y tornillos para fijar el panel a la pared, ganchos para colgar los objetos y un taladro.

Definir la estructura del diseño

El primer paso, una vez ya tienes todos los materiales que te harán falta, es definir cómo quieres que sea el panel. En las imágenes podemos ver un trabajo en el que se han pintado franjas de color, pero puedes dejar volar tu imaginación y crear un diseño totalmente nuevo.

Comienza por colocar la cinta de enmascarar para delimitar las zonas que van de diferentes colores. Las perforaciones del panel te servirán para crear líneas rectas horizontales o verticales sin necesidad de utilizar la regla.

Antes de empezar

Antes de ponerte manos a la obra con la pintura, define claramente de qué color vas a pintar cada parte del panel perforado. Es importante que combines bien los colores, para que el resultado sea el mejor.

Otra cosa que debes tener en cuenta es proteger de forma adecuada el espacio en el que vas a trabajar. No te olvides de forrar (literalmente) con papel el suelo y las paredes, y de protegerte tú con ropa de trabajo. ¡Ah! Conviene que utilices guantes y un pañuelo para taparte el pelo, si no quieres terminar cubierto de pintura.

También te puede interesar:  Do It Yourself (DIY): cuestión de pasión por las manualidades, el reciclaje y la decoración

Pintar con los aerosoles

Comienza a pintar una de las franjas con el color elegido. Aplica dos capas y deja que se seque antes de retirar la cinta de pintor. Después sigue con la siguiente franja, y luego con las demás hasta terminar el trabajo.

Puedes utilizar la cinta de enmascarar para crear patrones geométricos que decoren tu panel perforado. Las posibilidades son infinitas. El único límite lo pone tu imaginación.

Establece tu propio orden

Cuando hayas terminado de pintar el panel perforado, y este se haya secado totalmente, tendrás que colgarlo en la pared con unos tacos y unos tornillos. Utiliza el taladro para fijarlos a la pared.

Una vez colgado en el lugar indicado, llega el momento de establecer el orden que necesitas para tus accesorios. Puedes colgar cestas metálicas, ganchos para colgar objetos, etc.

Lo importante es que tú te sientas cómodo a la hora de trabajar, y que ese orden te resulte útil. Por ejemplo, comprueba que llegas con facilidad a las cosas, al menos a las que utilizas con más frecuencia. De nada sirve que tu panel perforado te quede muy bonito y colorista si después no alcanzas a coger las cosas que te hace falta y tienes que estar buscando un taburete en el que subirte.

Como ves es posible tener un espacio ordenado y muy decorativo. Solo es cuestión de echarle creatividad al asunto. ¿Qué te parece?

Fotos: The Crafted Life.

 

Compartir