Es uno de los símbolos más reconocidos de la fiesta de Halloween. Y es que cuando llega esta fecha, las calabazas están por todas partes, junto a los murciélagos y las calaveras. Si te gustan, estás de suerte. Hoy te vamos a contar cómo puedes fabricar tú mismo unas bonitas linternas de calabaza para iluminar tu casa en la noche más tenebrosa del año.

linternas de calabazaLas calabazas son uno de los elementos más característicos de Halloween. Según manda la tradición de esta fiesta (que existía hasta ahora en otros países, y que en España estamos adoptando cada año con más fuerza), las calabazas han de transformarse en faroles o linternas que iluminen a los difuntos en la noche de Halloween. Son los típicos Jack-o’-lantern, como se conocen en Irlanda.

Y para que lo tengas realmente fácil, en el post de hoy vamos a contarte cómo puedes hacer de una forma sencilla unas preciosas linternas de calabaza. Con ellas podrás poner un toque festivo y tenebroso a tu casa. O también puedes sacarlas al balcón o a la ventana. El proyecto no puede ser más sencillo, ni las linternas de calabaza más bonitas y decorativas.

Unas linternas de calabaza como cuenta la leyenda

Como seguramente ya sabrás, la fiesta de Halloween es de origen irlandés. Pero, ¿sabes por qué las calabazas son uno de sus elementos más típicos? Hay una leyenda irlandesa que lo explica: es la historia de Jack, un avaro granjero que consiguió engañar al diablo y hacerle prometer que nunca se llevaría su alma. Cuando el pecador Jack murió, no pudo entrar en el cielo pero tampoco en el infierno, así que quedó condenado a vagar por el mundo de noche por toda la eternidad.

También te puede interesar:  Decoración fantasmal en Halloween

Para burlarse de él, el diablo le tiró una brasa de carbón que nunca se apagaría, ya que procedía del mismo fuego del infierno. Con ella, Jack se fabricó una linterna vaciando un nabo y poniendo la brasa dentro, y a partir de entonces se le conoce como Jack el de la linterna o Jack o’Lantern.

Pero, ¿cómo fue que el nabo se convirtió en calabaza? Cuando los primeros irlandeses llegaron a América y descubrieron la calabaza, muy abundante en aquellas latitudes, se dieron cuenta de que era mucho más fácil de tallar a mano que los nabos. Y así cambió la historia.

La tradición de tallar calabazas para hacer linternas se extendió por todo el mundo. Y así hoy nosotros te traemos un proyecto especial para que puedas fabricar tú mismo tus propios Jack-o’-lantern. Toma nota.

Un proyecto DIY al alcance de todos

Este trabajo, además de ser bonito y decorativo, es muy sencillo de hacer y no demasiado laborioso. Busca unas lustrosas calabazas, a ser posible, de distintos tamaños y colores. Esto es importante, ya que una variedad de calabazas diferentes te permitirá componer un bonito conjunto para decorar una ventana o cualquier rincón de tu casa.

Además, necesitarás: unas velitas de luces led blanca (puedes, incluso, reciclar alguna guirnalda de luces pequeñas de las que tengas de Navidad), un cuchillo, cucharas de distinta medida, cinta adhesiva, un taladro y una broca (una de pala que no sea muy grande te irá fenomenal), y unos limpiapipas.

Vaciar el interior de las calabazas

Este es el primer paso del proyecto, y el que más trabajo tiene. Para empezar tendrás que cortar la parte inferior de la calabaza para hacerle una base plana sobre la que asentarse.

También te puede interesar:  Ideas con estilo para decorar en Halloween

El hueco te servirá para vaciar el interior de la calabaza, y quitar toda la carne y las pepitas. Raspa con ayuda de una cuchara grande para dejarla bien limpia.

Cómo hacer los agujeros

Llega el momento de hacer los orificios a la calabaza por los que saldrán los rayos de luz desde el interior. Lo primero que has de hacer es marcar los puntos donde irán los agujeros con un trocito de cinta adhesiva.

Coloca la broca de pala en el taladro y comienza a hacer los orificios en los puntos señalados. Si sujetas firmemente la calabaza, no tendrás problema en perforar su cáscara con la taladradora.

El último paso: iluminar la calabaza

A continuación lava la calabaza con agua y sécala a conciencia. Después limpia los agujeros con ayuda de dos o tres limpiapipas, eliminando cualquier resto que pueda quedar en los agujeros.

Introduce en su interior unas cuantas velitas de luz LED de las que funcionan con pilas. Es mucho más seguro que utilizar velas de verdad. Así podrás poner tus linternas de calabaza donde tú quieras sin preocuparte de que pueda provocarse un incendio.

Un proyecto fácil y especial que puedes hacer, incluso, con ayuda de los niños, siempre que seas tú quien maneje el taladro y el cuchillo, claro está. ¿Te ha gustado el proyecto?

Idea y fotos: Design Love Fest.