Parece que el otoño ha llegado a nuestras vidas finalmente para quedarse… Al menos, durante algún tiempo, hasta que llegue el frío invierno. Ahora toca guardar la ropa ligera de verano y rescatar las botas y los abrigos. Por mucho que quieras retrasarlo, ha llegado la hora. No lo pienses más y decídete a cambiar tu armario.

cambiar tu armario Ikea interior
Fuente: Ikea

Sí, ya sé que es una de las tareas del cambio de temporada que menos te gustan. Hay que sacar toda la ropa, comprobar que está limpia y lista para guardar, clasificarla y buscarle un sitio… Casi nada. Y después hay que limpiar a fondo el armario para meter la ropa de invierno. Ordenarla y… ¡conseguir que entre toda!

Dicho así, no me extraña que hayas retrasado todo lo posible este momento. Por eso, hoy voy a darte algunos consejos para que no demores más esta tarea que tan pesada te parece y la resuelvas en un periquete.

Sigue leyendo y haz el cambio de armario sin mucho esfuerzo. La clave está en ir al grano y seguir un plan bien definido. Así lo harás más rápido y trabajarás mucho menos.

Con estos trucos, cambiar tu armario será coser y cantar

cambiar tu armario Ikea vestidor
Fuente: Ikea

Es una tarea aburrida y pesada, pero hay que hacerla. Es imprescindible. De hecho, reconoce que tienes todo el día los pies helados porque sigues empeñándote en llevar las sandalias… Es el momento de hacerlo, y te vamos a contar algunas cosas que merece la pena saber para ahorrar tiempo y esfuerzo a la hora de cambiar y ordenar el armario.

Comienza por fijar un día en el que tengas tiempo y estés tranquila. Como todas las tareas grandes que hay que hacer en casa, lo mejor es empezar y terminar el mismo día. Si dejamos el trabajo a la mitad, después nos resultará mucho más pesado retomarlo.

Sacar y guardar toda la ropa de verano

cambiar tu armario Ikea 2
Fuente: Ikea

Antes de empezar, establece un plan de trabajo y síguelo. Verás cómo te facilita la tarea. Primero busca un espacio donde puedas ir colocando la ropa que sacas. Puedes cubrir la cama con una sábana blanca y poner sobre ella la ropa doblada que vas sacando del armario. Busca también un sitio para la ropa colgada.

Revisa las prendas para que estén limpias a la hora de guardarlas. Si alguna no lo está del todo o tiene alguna mancha que había pasado desapercibida, ponla en el cesto de la ropa sucia. Nunca guardes una prenda que no esté totalmente limpia.

Clasifica la ropa de verano y guárdala. Puedes usar cajas de plástico transparente con tapa. Pon una pegatina que ponga lo que contiene y no se te despistará nada.

Puede ser que utilices para guardar la ropa de verano, las mismas cajas en la que ahora tienes la ropa de otoño e invierno. En ese caso, saca todas estas prendas (y déjalas aparte para clasificarlas y ordenarlas después) y guarda en las cajas la ropa de verano.

Limpia a fondo el armario

cambiar tu armario maisons
Fuente: Maisons du Monde

Ahora que tienes el armario vacío es el momento de darle un buen repaso. Nunca será tan fácil como en este momento. Busca todas las cosas que te harán falta: limpiador de madera, un limpiador jabonoso, bayeta de microfibra y trapos secos de algodón.

Ten a mano también la aspiradora, ya que te vendrá de perlas para quitar el polvo, sobre todo de los rincones más escondidos y los raíles (si tu armario es de puertas correderas). Pon en el tubo la boquilla más fina y quita el polvo del interior, incluidos los cajones. Después pasa la bayeta de microfibra húmeda y seca bien con un trapo limpio.

¿Está en buen estado?

cambiar tu armario Ikea armario
Fuente: Ikea

Una de las tareas que puedes aprovechar para hacer ahora es reparar cualquier desperfecto que tenga. Por ejemplo, comprueba que las bisagras y los tiradores están apretados y funcionan bien. Si no es así, apriétalos con un destornillador. En caso de tener puertas correderas, mira que se deslicen suavemente y engrasa los carriles si no es así.

Pon burletes en las puertas para evitar que entre el polvo y coloca algún producto antipolillas. Si te gusta que el armario esté bien perfumado, busca un ambientador específico que te guste.

Ya solo queda guardar y colocar

cambiar tu armario car mobel
Fuente: Car Möbel

Ya tienes el armario bien limpio. Ahora tendrás que colocar en él toda la ropa de entretiempo y de invierno que has sacado de las cajas. Comienza por clasificarla y separar las cosas que necesitan plancha. Después de tanto tiempo guardadas habrá prendas que se hayan arrugado bastante.

Coloca la ropa larga en su sitio y cuelga la ropa corta ordenada: los pantalones juntos, las camisas también, las chaquetas, etc. Después le toca el turno a la ropa doblada que va en las baldas y en los cajones. Revisa cada prenda y ordénalas.

Ya solo te queda organizar el zapatero y cambiar las sandalias y las chanclas por los zapatos de invierno y las botas. Mejor no guardes el calzado en sus cajas: te ocupa el triple. Si aún no tienes, instala algún sistema para ordenar los zapatos: baldas, colgadores, etc.

¡Listo! Tu armario perfecto y preparado para recibir al frío. ¿A que no ha sido tan difícil ni tan aburrido?