Cuando no es el grifo que gotea, es la puerta que no cierra bien. O hay que colgar la nueva lámpara o pintar una habitación. El caso es que el mantenimiento de tu casa te pide una atención constante. Sin embargo, algunos trabajos de bricolaje y decoración los puedes hacer tú mismo en un fin de semana. Tu casa estará bonita y cuidada, y tú pasarás el rato.

Fuente: Ikea

Que la casa requiere una atención constante es algo de lo que ya te habrás dado cuenta. No solo hay que limpiarla y mantenerla recogida, sino que hay un montón de pequeñas obras y arreglos que es necesario hacer. Y en este sentido, se dan numerosas opciones y muy diferentes. Hay quien es muy manitas, se atreve con todo y se encarga de cualquier reparación que haya que hacer en casa, y hay quien llama a un profesional hasta para cambiar una bombilla.

El caso es que cuando entras en una casa cuidada, bien mantenida, eso se nota. Hoy te quiero contar algunos trabajos de bricolaje y decoración que mejorarán tu casa considerablemente. Y lo mejor es que podrás hacerlo tú sin mucho esfuerzo y sin ser un experto. Solo hay que poner un poco de interés. ¿Te decides?

1Colgar cuadros, uno de los trabajos de bricolaje a tu alcance

¡Que no pase de este fin de semana! Decídete de una vez a colgar esos cuadros que tienes en el suelo, apoyados en la pared, esperando a ser colgados “un día de estos”. Y es que esas paredes vacías y desangeladas desmerecen en mucho la decoración de tu salón.

Así que, no lo dejes más y ponte manos a la obra. Antes de empezar, un consejo: a no ser que quieras poner un cuadro de gran formato, tan grande que llene la pared por sí mismo, es mejor crear una composición de varios cuadros que poner uno solo. Se pueden unificar de varias maneras: si son muy distintos, unifícalos con los colores o los marcos.

Después, elige el taco adecuado al tipo de pared que tengas en casa. No es lo mismo colgar algo de un tabique de ladrillo que de una pared de Pladur. Para las primeras necesitarás tacos universales, mientras que para las segundas, las de yeso laminado, hacen falta tacos de paraguas, que se abren dentro y se expanden.

2Colocar la lámpara de techo en el salón

Poner una lámpara de techo en el centro de una habitación es un detalle capaz de cambiar por completo la decoración de todo el espacio. Y hay tantos modelos a tu alcance en las tiendas de decoración, y tan diferentes, que será imposible que no encuentres la lámpara que te gusta y que le va a tu salón.

Una vez comprada, ya solo queda colgarla. Pues este es el típico trabajo bricolajero de fin de semana, que todo el mundo puede hacer con un poco de buena voluntad.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que antes de acometer cualquier tarea relacionada con la electricidad hay que cortar la luz para evitar descargas y accidentes. Una vez hecho esto, marca con un lápiz el punto del techo donde vas a hacer los agujeros para colgar la lámpara, haz los taladros y mete los tacos.

Ahora tendrás que conectar los cables de la lámpara a los del techo y terminar de atornillar la lámpara. La verdadera dificultad de esta tarea, si es que puede llamársele dificultad, es elegir el tipo de taco adecuado, según el tipo de techo y lo pesada que sea la lámpara: si esta pesa mucho y el techo es de escayola, has de poner tacos de vuelco (se meten en vertical y ya dentro el extremo “vuelca” y se queda horizontal, con lo que es casi imposible que se caigan). Para techos de cemento u hormigón necesitarás tacos de expansión metálicos.

3Colgar las cortinas en las ventanas

Unas prácticas cortinas y, ¿por qué no? también decorativas, cumplen muchas funciones: dan privacidad, tamizan la luz del sol que entra por las ventanas y hacen más acogedor el espacio. Por eso, no lo dejes más y cuelga ya esas magníficas cortinas que compraste hace ya tiempo.

Dependiendo si van con riel o barra, tendrás que hacerlo de una u otra manera. En cualquier caso, tanto riel como barra necesitan 3 puntos de sujeción por cada 2 metros. Las que llevan riel en el techo se sujetan con tacos. Tienes que marcar el punto donde irán, hacer los taladros, meter los tacos y atornillar. Si el riel va en la pared, hay que poner escuadras.

Personalmente me gustan más las cortinas que van con barras, que llevan unos soportes a la pared o al techo que también se sujetan con tacos. Más fácil todavía: existen unos soportes para barras que son adhesivos, para no tener que taladrar.

4Colocar estantes en la pared

Una tarea doméstica de brico-decoración podría ser mejorar el aspecto de las paredes de tu casa. Puedes hacerlo de forma sencilla y rápida, añadiendo algún detalle (además de los cuadros que ya comentábamos antes). Ahora hay muchas opciones para que elijas la que más te guste.

Por ejemplo, unas buenas (y bonitas) estanterías pueden cambiar la apariencia de cualquier pared. Y además, estarás creando nuevos espacios de almacenaje. Busca un modelo de estantes que le vaya al estilo de la habitación donde vas a ponerlos, y haz los taladros para poner los tacos. Tienes que hacerlo así tanto si las baldas se sostienen con escuadras, como si las sujeciones son ocultas.

5Poner un vinilo en el cuarto de los peques

Otra idea decorativa que puedes hacer en un fin de semana (más bien en un ratito, diría yo) es alegrar el cuarto de los peques uno de esos vinilos decorativos infantiles que tan de moda están ahora. Hay tantos diseños divertidos y bonitos que te costará mucho decidirte.

Lo único que has de hacer es tener cuidado de que la pared donde vas a pegar el vinilo esté bien limpia, para lo cual tendrás que quitarle el polvo con un trapo que no suelte pelusa. Después no tienes más que seguir las instrucciones del fabricante. La habitación parecerá otra. ¡Verás qué cambio!

¿Te animas a bricolajear este fin de semana?