¿Te hace falta una mesa de centro? El reciclaje te brinda más de una oportunidad de fabricar tu propio mueble. Como la idea que te proponemos en esta ocasión: construirla con tableros de madera de pino. Tendrás un modelo original y único.

mesa de centro apertura
Fuente: A Beautiful Mess

Construir tú mismo una mesa de centro diferente no solo es posible, sino también realmente sencillo si sigues las instrucciones que te ofrecemos en esta ocasión. Hoy queremos presentarte un proyecto muy original, que tiene como resultado un mueble especial creado dentro de la filosofía del reciclaje: una mesa para poner delante del sofá hecha con tableros de madera.

Una mesa de centro muy original

mesa de centro detalle
Fuente: A Beautiful Mess

Si estás amueblando tu casa y quieres que esta tenga un aire diferente y especial, plantéate crear tus propios muebles. Puede que no tengas tiempo o habilidades para construirlos todos, como es natural, pero sí puedes poner en marcha algunos proyectos que le darán a tu espacio un toque muy personal y lo diferenciarán del resto.

Un ejemplo es esta mesa de café que puede fabricarse sin necesidad de ser un experto bricolajero. Para hacerlo no necesitarás más que cortar algunas maderas a la medida adecuada. Lo ideal es hacerla con tableros reciclados, aunque si no dispones de ellos también puedes comprarlos en una carpintería o en un centro de bricolaje especializado. Aún así, conseguirás una mesa realmente especial por poco dinero y siempre tendrás la satisfacción de haberla hecho tú mismo.

¿Qué necesitas?

mesa de centro vista general
Fuente: A Beautiful Mess

Los materiales necesarios para hacer realidad este proyecto DIY son pocos y fáciles de encontrar. En realidad, no se necesitan más que unas cuantas tablas de madera de pino sin tratar de las siguientes medidas:
– 9 tableros de 140 x 5 x 10 cm.
– 12 tableros de 21,5 x 5 x 10 cm.
– 2 tableros de 34 x 5 x 10 cm.

También te harán falta unas patas para tu mesa. Busca unas de hierro tipo horquilla, como las que puedes ver en las fotografías. Aunque en este caso se han utilizado unas patas pintadas de blanco, también te quedarán genial si las eliges de color negro.

Otros materiales necesarios serán unos 25 clavos de 6,5 cm de longitud, tornillos para fijar las patas a la mesa, barniz satinado incoloro y papel de lija (puedes usar una lijadora eléctrica). En cuanto a las herramientas que te harán falta, también son sencillas. Hazte con una sierra de calar para cortar los tableros, un martillo, un destornillador y una brocha para aplicar el barniz. Si dispones de una lijadora eléctrica te vendrá bien, aunque no es imprescindible.

El trabajo, paso a paso

mesa de centro clavando clavos
Fuente: A Beautiful Mess

Para empezar tienes que cortar los tableros a las medidas indicadas. El ancho de la mesa viene determinado por cinco tablas unidas (alrededor de 50 cm). Se trata de ir sujetando las tablas juntas, pero sin ponerlas al ras, sino dejando unos 6 cm de diferencia en los bordes entre unas y otras, de forma escalonada, tal y como puedes ver en las imágenes.

Como estas cinco tablas más largas son las que van a componer el tablero de la mesa, procura elegir las que se ven más bonitas, las que no tengan nudos muy marcados o irregularidades. Después se sujetan dos tablas largas a cada lado. Para que la mesa quede bien fija, se colocan dos tableros transversales (puedes ocultarlos haciendo un hueco en las segunda fila de las maderas largas).

mesa de centro secciones transversales
Fuente: A Beautiful Mess

Después se colocan seis tablas cortas a cada lado de la mesa, de las que miden 21,5 cm de longitud. Todas las maderas se van clavando al conjunto que al final dará como resultado la original mesa de centro.

Colocar las patas y dar el acabado elegido

mesa de centro patas
Fuente: A Beautiful Mess

Una vez están sujetas todos los tableros de la mesa, llega el momento de atornillar las patas, tomando previamente las medidas oportunas. Para hacerlo tendrás que utilizar el destornillador.

¡Ya está construida la mesa de centro! Ahora toca terminarla con el acabado que prefieras. Comienza por darle un buen lijado a toda la superficie del mueble, incluidos los cantos y bordes de las tablas. Después puedes elegir aplicar barniz satinado o mate (dos manos serán suficiente, dejando secar y lijando entre capa y capa). Así no se ocultará la veta de la madera y el resultado será más natural.

mesa de centro barniz
Fuente: A Beautiful Mess

Si lo prefieres puedes pintar la mesa del color que más te guste aplicando un tinte o un esmalte para madera, o utilizar un efecto decapado para darle un aspecto más rústico. ¡Seguro que queda genial!

Con el aspecto natural de la madera y ese color claro que tiene, la mesa parece uno de esos bancos auxiliares que están entre lo rústico y lo industrial, ¿verdad? Un estilo especial para un mueble que, en cualquier caso, tiene la apariencia de ser robusto y resistente. ¿A qué esperas para ponerte manos a la obra?

Si necesitas más información sobre el proyecto la encontrarás en A Beautiful Mess.

 

  • Nere

    Muy original y bonita. Lo malo es si se derrama café… :)

  • Gracias!!!!!

  • Yo hice esta cabecera con pedazos de madera solo me falta rellenar algunas partes y un travesaño pues son partes de un mueble rustico que tiraron, si alguien sabe como rellenarla lo agradezco